UN “SUPERAGENTE DEL ESPIONAJE ” INSTALÓ EL SISTEMA GALILEO EN MÉRIDA

UN “SUPERAGENTE DEL ESPIONAJE ” INSTALÓ EL SISTEMA GALILEO EN MÉRIDA

Se trata de Eduardo Pardo Carvajal, ingeniero en software y asesor de la DEA y el FBI

MÉRIDA, YUC. A 15 DE AGOSTO DE 2015. La operación del sistema Galileo de espionaje digital, vendido por la empresa italiana Hacking Team al gobierno de Yucatán, implicaría graves riesgos de seguridad para el estado, porque la información que recaba podría ser transferida o filtrada a instancias, como la DEA, el FBI y otros sistemas de inteligencia policial extranjeros, advierte José Antonio Cornejo Pineda, consultor en seguridad informática de Tijuana, Baja California.

De hecho, dice, uno de los técnicos responsables de la instalación de Galileo en Mérida, Eduardo Pardo Carvajal, es considerado un “superagente de los sistemas digitales de espionaje” y es también asesor de la DEA en Colombia y de la policía de otros países, explica Cornejo Pineda, entrevistado por teléfono en sus oficinas de Tijuana.

ML NEVA 3 PANTALLAS

El sistema Galileo, vulnerable.

Desde hace meses, el especialista investiga los efectos de las operaciones de Hacking Team en el norte del país y asesora a organizaciones cívicas y medios de comunicación de la Frontera sobre los riesgos sociales de las herramientas de espionaje sin control, como el software Galileo.

—Ese sistema, ahora lo sabemos, es vulnerable a los ataques externos y no es inmune a los antivirus (ver http://mayaleaks.org.mx/el-programa-de-espionaje-del-gobierno-vulnerable-y-con-fallas/).

ESPÍAS SIN CONTROL. Los técnicos de esa empresa italiana, añade Cornejo Pineda, participan en la instalación de esos sistemas en todo el mundo y ellos mismos pueden intervenir los sistemas y pasar la información recabada a otros. “No hay un control seguro sobre los datos almacenados en Galileo”, dice.

Las personas que instalaron en Mérida el sistema de espionaje Galileo, a cargo del gobierno, fueron el propio Pardo Carvajal y Lorenzo Invernizzi, informa Cornejo Pineda.

—Ambos estuvieron en la ciudad del 10 al 14 de noviembre para instalar el equipo y capacitar a los técnicos que lo operarían.

Pardo Carvajal, un ingeniero en software, oriundo de Colombia, arribó a Mérida, procedente de Bogotá, el lunes 10 de noviembre de 2014. Regresó a su país el viernes 14 y de allí salió a Brasil, por otra encomienda similar, según se desprende de los correos electrónicos hackeados a Hacking Team y divulgados por WikiLeaks.

ML NEVA PORTADA

Casa de la colonia Gonzalo Guerrero, donde, al parecer, opera el sistema de espionaje.

Invernizzi, por su parte, llegó a Yucatán el mismo lunes 10 de noviembre, procedente de San Diego California, con parte del equipo que se instaló.

Más tarde, el martes 12, se unió al grupo Daniel Martínez Moreno, encargado de operaciones de Hacking Team en México, quien llegó para tratar asuntos administrativos y relacionados con el equipo.

ASESOR DE LA DEA. De acuerdo con Cornejo Pineda, los técnicos de Hacking Team impartieron en Mérida un curso de tres días a varias personas —se desconoce el número— para operar Galileo en Yucatán, al parecer en el predio donde se instaló el equipo, en la calle 6, número 339, entre 3A y 3B, de la colonia Gonzalo Guerrero.

Pardo Carvajal, dice el especialista bajacaliforniano, es un conocido asesor técnico de la oficina de la DEA en Colombia.

—En un correo enviado a sus jefes de Hacking Team, con fecha del 20 de mayo de 2015, Pardo les informa que se ha reunido con el jefe de la DEA en ese país, Michael Casey, quien le pidió asesoría para terminar de instalar dos nuevos programas destinados a interceptar toda la comunicación de Internet en Colombia.

—Estos sistemas son adicionales al Galileo, que ya tiene la DEA de Colombia, y que según Casey, desea actualizar con la última versión del programa.

La DEA en ese país suramericano, relata Pardo Carvajal a sus superiores, está interesada en prorrogar el contrato con Hacking Team. “Sus funcionarios están contentos con la noticia de la próxima apertura de nuestras oficinas en Estados Unidos y por la disposición de asesorarlos in situ en Bogotá”.

ML NEVA 3 ESPIAS DEA

El mismo técnico que instaló el sistema Galileo en Mérida, trabajó para la DEA en Colombia.

SUPERAGENTE. El técnico de la empresa italiana se refiere también a la utilización del sistema Galileo por algunas oficinas regionales del FBI y comunica a sus jefes que en las últimas semanas ha conocido a otros agentes de la DEA destacados en Bangladesh, España, Italia y varios países de Latinoamérica, “interesados en nuestros servicios”.

De acuerdo con Cornejo Pineda, Pardo Carvajal “es un superagente de la instalación de sistemas de espionaje, con posibilidades de acceder a los sistemas de la DEA, del FBI y del gobierno de México y de varios estados y, además, es el principal responsable de la instalación y mantenimiento de los sistemas de inteligencia de las policías de Colombia y Ecuador”.

GRUPO YUCATÁN. En círculos políticos de Baja California y entre la comunidad de especialistas en informática en la entidad, dice Cornejo Pineda, se han filtrado datos sobre la operación de esos programas en México.

ML NEVA 3 PC

En Yucatán, pocos funcionarios tienen acceso al sistema

—De aquí ya se sabe mucho, pero últimamente hemos oído rumores sobre Durango y Yucatán.

—Por ejemplo, que en Mérida, solo un puñado de funcionarios puede acceder al sistema. Además del gobernador, estarían al tanto Víctor Caballero Durán, ex secretario de Gobierno y coordinador de la pasada campaña electoral del PRI; Roberto Rodríguez Asaf, actual secretario de Gobierno y ex secretario de Administración y Finanzas y Luis Felipe Saidén Ojeda, secretario de Seguridad Pública.

El Fiscal del Estado y otros funcionarios del área de seguridad, dice Cornejo, habrían quedado al margen.

OBJETIVOS. —También se ha sabido que en Yucatán, como aquí, en Baja California, los técnicos a cargo de operar el sistema de espionaje son personas ajenas al gobierno y que al inicio del programa, uno de sus principales propósitos fue espiar a los propios funcionarios gubernamentales y a los opositores políticos, incluyendo detalles de su vida privada, así como intervenir las comunicaciones de personas sospechosas de participar en actividades ilícitas.

 

 

 

Artículos Relacionados