ULISES CARRILLO RENUNCIA AL ISSTEY Y NADIE LE PIDE CUENTAS DE SU PASADO

ULISES CARRILLO RENUNCIA AL ISSTEY Y NADIE LE PIDE CUENTAS DE SU PASADO

El ahora ex funcionario fue el autor del malogrado proyecto del hospital de Ticul, un ejemplo de dispendio de recursos públicos

MÉRIDA, YUC. A 13 DE SEPTIEMBRE DE 2016.– Ulises Carrillo Cabrera, quien el viernes renunció a la dirección del Isstey, fue el verdadero autor del malogrado proyecto para construir el hospital regional de Ticul, bajo el esquema de Proyecto de Prestación de servicios (PPS), cuando fungió como secretario de Planeación en el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco.

ML TICUL FOTO DOS

Hospital de Ticul, elefante blanco.

La construcción de ese hospital, como se sabe, se suspendió y hoy permanece como un elefante blanco y un ejemplo de derroche de recursos.

Carrillo Cabrera redactó la iniciativa de decreto por la que Ivonne Ortega solicitó al Congreso del Estado la aprobación del PPS para el hospital de Ticul  —y también para los hospitales de Tizimín y Materno infantil de Mérida— el 21 de septiembre de 2011, que luego aprobó la mayoría del PRI en el Congreso, el 29 de febrero de 2012.

Antes, diputados priistas de la Comisión Permanente de Presupuesto, Patrimonio Estatal y Municipal del Congreso habían dictaminado a favor de esa iniciativa, luego de conocer “el dictamen de la Secretaría de Planeación y Presupuesto del Estado, a cargo de Carrillo Cabrera, en el que otorgaba su autorización y su opinión favorable respecto de la factibilidad presupuestaria del PPS” (http://mayaleaks.org.mx/ulises-carrillo-el-cerebro-detras-del-hospital-de-ticul/).

IGNORANCIA. En el momento de la aprobación, sin embargo, los diputados no conocían el monto total del PPS ni sus alcances para las finanzas públicas del estado en los próximos cinco lustros.

El gobierno entregó a los legisladores sólo un documento en el que “constan las garantías que se otorgarán al inversionista proveedor en el desarrollo del Proyecto, misma que consistirá en la celebración de un fideicomiso que ya se encuentra constituido (…) y que servirá como fuente alterna para el pago de las obligaciones contraídas de contratos PPS”, pero no les informó de las características del proyecto.

ml-ulises-rolo

Ulises Carrillo, el día de su renuncia.

La única información disponible que tenían en ese momento era que el hospital tendría 60 camas y costaría $300 millones.

Incluso, un mes antes de la firma del contrato con IHP, el 17 de agosto de 2012, la propia Ivonne Ortega declaró al Canal 13 de televisión que, en efecto, Ticul tendría 60 camas.(https://www.youtube.com/watch?v=8929WRnoFko).

Los diputados y la opinión pública se enteraron luego de que el gobierno de Ivonne Ortega había firmado con la empresa Infraestructura Hospitalaria de la Península, S.A. de C.V. (IHP), filial del Grupo Marhnos, un PPS por cinco mil 571.5 millones de pesos para la operación y mantenimiento del hospital de Ticul durante 25 años, incluyendo la construcción del edificio, con capacidad para 90 camas con un costo de $948.8 millones.

Cuando Rolando Zapata Bello llegó al gobierno del estado, inició gestiones con la empresa para reducir el tamaño y el costo del hospital de Ticul, sin éxito.

Posteriormente, como Mayaleaks ha informado detalladamente, el gobierno rescindió el contrato a IHP, alegando atraso en  la entrega de la obra.

No obstante la responsabilidad directa de Carrillo Cabrera en el tema, Zapata Bello lo designó director del Isstey, donde permaneció tres años y medio (ML).

 

 

Artículos Relacionados