ROLANDO ZAPATA GASTA MÁS EN PUBLICIDAD QUE IVONNE ORTEGA

ROLANDO ZAPATA GASTA MÁS EN PUBLICIDAD QUE IVONNE ORTEGA

En los primeros  42 meses del actual gobierno, hasta marzo pasado, éste destinó $841, 046, 870 para comunicación social.  En 44 meses de gestión, Ortega Pacheco pagó $586, 544, 664

 

MÉRIDA, YUC. A 16 DE MAYO DE 2016.— El gobierno de Rolando Zapata Bello ha gastado más dinero en comunicación social y publicidad en sus primeros 42 meses de gestión, que su antecesora Ivonne Ortega Pacheco, en el mismo periodo, según datos oficiales.

De septiembre de 2012, cuando inició su administración, a marzo de 2016, Zapata Bello destinó $841, 046, 870 para pagar esos servicios. En contra parte, Ortega Pacheco, en 44 meses —de septiembre de 2007, cuando empezó su administración, a marzo de 2011—, gastó $586, 544, 664.

En todo su gobierno, sin embargo, que duró 62 meses, hasta septiembre de 2012, la ex gobernadora pagó $1,079,  497, 604 por comunicación social y publicidad.

ML PUBLICIDAD CUADRO

El excesivo gasto en este rubro, que crece cada año en contra de lo que autoriza el Congreso, supera el presupuesto destinado a la investigación científica, innovación tecnológica, educación superior, cultura y preservación del medio ambiente, por ejemplo.

Al igual que su predecesora, muy criticada en su momento por sus desmesurados gastos de publicidad, Zapata Bello ha seguido la misma política.

De acuerdo con la Cuenta Pública del gobierno del Estado, de octubre a diciembre de 2012, al inicio de su administración, Rolando Zapata gastó !$145,805,879! en comunicación social, a un ritmo diario de ¡$1,620,065!

Ese año, final del periodo de Ortega Pacheco y principios del de Zapata Bello, el gobierno estatal desembolsó $377, 900, 000 en comunicación social —la cifra más alta en la historia del Estado— de los cuales, $232,100,000 correspondieron a Ivonne Ortega y el resto, como ya dijimos, a su sucesor.

En lo que va de su gestión, el  presupuesto de comunicación social de Zapata Bello se desglosa así:

2012: $145, 805,879, de octubre a diciembre.

2013: $166, 900,000.

2014: $266, 008,754.

2015: $211, 769,646.

2016: $  50, 592,591, de enero a marzo (1).

Total: $841,076,870, en 42 meses de gestión.

Fuentes: Cuenta Pública del gobierno del Estado de Yucatán.

(1): Informe trimestral sobre las finanzas públicas del Estado de Yucatán, primer trimestre de 2016.

Por su parte, los gastos de Ortega Pacheco en el mismo rubro fueron:

2007: $  22,213, 000, de agosto a diciembre.

2008: $133, 302,910.

2009: $162, 116,981.

2010: $229, 191,773.

2011: $300, 552,940, (el gasto ascendió a $39, 700,000 de enero a marzo).

2012: $232, 100,000, (de enero a septiembre).

Fuentes: Cuenta Pública del gobierno del Estado de Yucatán.

De acuerdo con las cifras oficiales, en el periodo 2007-2015, excepto en este último año, el gobierno gastó en comunicación social mucho más de lo que el Congreso le autorizó. Por ejemplo, en 2013, los legisladores aprobaron, en el Presupuesto de Egresos, $30,112,142  para ese rubro, pero según la Cuenta Pública de ese año, el gobierno utilizó $166,900,000, es decir ¡400 por ciento más!

En 2014, los legisladores aprobaron una partida de $174, 910,834 para comunicación social, y Zapata Bello gastó $226, 008,754. En 2015, el Presupuesto de Egresos contempló $252, 279,869, pero, en esta ocasión, el gobierno solo pagó $211, 769,646.

En 2016, el presupuesto autorizado por los diputados asciende a $238, 770,013. Hasta marzo, como ya dijimos, el gobierno del Estado ya había gastado $50, 592,591.

 LIBERTAD  DE EXPRESIÓN. Este presupuesto es ligeramente inferior al asignado para este año a la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior, que es de $253,921,078, y muchos más alto que el otorgado a las  secretarías de la Cultura y las Artes, $207,044,567, y a Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, $187,141,970.

El gasto en comunicación social y publicidad del gobierno yucateco no solo es excesivo, sino que se ejerce sin control del Congreso, ni de la Contraloría, como lo muestra el continuo sobre ejercicio presupuestal de hasta 400 por ciento. Además, no se conocen los criterios para ejercer el presupuesto, ni cómo se asigna el dinero a cada medio.

La falta de transparencia en este aspecto contribuye al reparto discrecional del presupuesto y a prácticas de censura indirecta y, por lo tanto, a la desinformación.

En Yucatán, como consecuencia de este gigantesco presupuesto para comunicación social, la mayoría de los medios encubre la propaganda oficial con noticias y deja de ejercer la crítica periodística por temor a perder el subsidio oficial.

 

 

 

 

Artículos Relacionados