REUNIÓN PARA DESTRABAR EL HOSPITAL DE TICUL

REUNIÓN PARA  DESTRABAR EL HOSPITAL DE TICUL

Aparecen indicios de que se “inflaron” los costos de la obra y de la relación de los constructores con Enrique Peña Nieto

Desde hace varios meses, la construcción del Hospital Regional de Ticul está paralizada debido, al parecer, a diferencias respecto al costo de la obra entre el gobierno del estado y la empresa Infraestructura Hospitalaria de la Península (IHP), titular del contrato, aunque hoy hubo una reunión en la ciudad de México para destrabar el asunto.

Hasta el momento no se saben los resultados de esa reunión.

Mientras tanto, Mayaleaks confirmó que IHP firmó un contrato parecido al de Ticul con Enrique Peña Nieto, cuando éste era gobernador del Estado de México.

 

Hoy jueves 29 de enero, en la ciudad de México, los socios del Fideicomiso Irrevocable de Emisión, Administración y Pago F/422, dueño del 70% de las acciones de la empresa constructora del hospital de Ticul, deciden si aprueban algunas modificaciones al contrato original.

 

Como ya informamos, en la administración de Ivonne Ortega Pacheco, Servicios de Salud de Yucatán suscribió un contrato de Prestación de Servicios (PPS) el 12 de septiembre de 2012, con esa compañía, subsidiaria del Grupo Marhnos, dos semanas antes de finalizar su gestión. 

En ese contrato, IHP se compromete a diseñar, edificar equipar y mantener ese hospital, a cambio de una contraprestación de 5,571 millones, 568,000 pesos, pagaderos a 25 años.

Esta misma empresa firmó con el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios, en noviembre de 2010, en la gestión de Peña Nieto, otro contrato de PPS por 25 años, para construir y operar el Hospital Regional de Tlalnepantla, cuyas obras empezaron en marzo de 2011 y terminaron en agosto de 2012.

En cuanto a Yucatán, IHP se comprometió a entregar el hospital de Ticul en marzo de 2014, pero, sin explicación pública alguna, ambas partes movieron la fecha al 15 de enero de 2015, aunque esta vez tampoco cumplieron con el plazo.

Hasta septiembre de 2014, el grado de avance de la obra era del 37%, según informes oficiales de la empresa contratista entregados a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Si bien el gobierno del estado mantiene total hermetismo en este asunto —le negó a Mayaleaks, como ya informamos, copia del contrato con IHP solicitada a través de la Unidad de Acceso a la Información — se pudo averiguar, empero, que hoy jueves 29 de enero en las oficinas ubicadas en Lafayette, número 40, Colonia Anzures, de la ciudad de México, los socios del Fideicomiso Irrevocable de Emisión, Administración y Pago F/422, dueño del 70 por ciento de las acciones de IHP, se reunieron para decidir si aprueban o no la celebración de una “carta de términos” con el gobierno de Yucatán, respecto al hospital de Ticul.

El gobierno propuso esa carta, pese a la existencia de un contrato tipo PPS firmado desde septiembre de 2012, según el cual Infraestructura Hospitalaria de la Península “deberá llevar a cabo la construcción del hospital en un plazo máximo de dieciocho meses”.

En una de sus cláusulas, el contrato prevé la rescisión del mismo si existiera un retraso mayor a tres meses en la terminación de la obra.

 

El grupo empresarial que construye el hospital de Ticul bajo el esquema de PPS, es el mismo que edificó el Hospital Regional de Tlalnepantla, cuando Enrique Peña Nieto era gobernador del Estado de México.

 

Independientemente del contenido de esa carta, documentos oficiales de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público demuestran que desde el primer año del gobierno de Rolando Zapata se cambiaron algunos términos del contrato original.

Por ejemplo, en el Registro de Obligaciones y Empréstitos de Entidades y Municipios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de 2013, se asienta que Servicios de Salud de Yucatán había comprometido una parte de las participaciones federales del estado en los próximos 25 años, para realizar el pago de los casi 5,572 millones de pesos, a valor neto presente, a razón de $185 millones al año.

El gobierno estatal notificó ese año a la SHCP que la inversión realizada para la construcción del Hospital Regional de Ticul ascendería a $1,300 millones, incluidos en la suma total de los $5,572 millones, mismos que se pagarían por concepto de construcción del hospital y por su operación y mantenimiento durante 25 años.

Desde el primer anuncio del proyecto del hospital, funcionarios y empresarios hablaron de una inversión de $1,300 millones en la construcción del edificio.

El 25 de septiembre, durante una visita de Ivonne Ortega a Ticul, para anunciar las obras, el director de Infraestructura de Grupo Marhnos, José Manuel Fortes Méndez, declaró que, en efecto, la obra costaría esa cantidad.

A fines de 2013, empero, esa cifra cambió a $948.8 millones, una diferencia de $351.2 millones (27%), y así se asentó en el Registro de Obligaciones de la SHCP.

Grupo Marhnos, sin embargo, en su página de internet http://www.marhnos.com.mx/marhnos_infraestructura.html) cambia la información que dio en 2012 y ahora dice que el diseño y construcción del hospital de Ticul costaría $1,100 millones.

En esa misma página, Marhnos precisa que la superficie de construcción del hospital será de 23,000 metros cuadrados, cuando en el contrato original se habla de 26,000 metros, según la información de IHP remitida a la BMV.

Otro indicio de que Marhnos habría inflado los costos del hospital de Ticul, sería que el presupuesto de construcción del hospital de Tlalnepantla, realizado por esa compañía entre 2011 y 2012, fue de $800 millones, pese a que su superficie construida es de 42,000 metros, casi el doble de lo que tendría el de Ticul, aunque éste costaría, según la última estimación, $150 millones más.

Artículos Relacionados