MUSEO MAYA: IVONNE AUTO VENDIÓ EL TERRENO Y BENEFICIÓ A SUS AMIGOS

MUSEO MAYA: IVONNE AUTO VENDIÓ EL TERRENO Y BENEFICIÓ A SUS AMIGOS

Aparecen más anomalías en esa obra

El gobierno de Ivonne Ortega Pacheco, además de autorizar la construcción y operación del Gran Museo de la Cultura Maya a espaldas de los ciudadanos y a un costo exorbitante, $4,643 millones a 21 años, incurrió en otras prácticas para su beneficio, como la auto venta del terreno del museo y la entrega de la obra civil a uno de sus empresarios favoritos.

ML MUSEO 3 RPP

Escritura mediante la cual Cultur le compra al gobierno del Estado el terreno para el Gran Museo.

El terreno del Gran Museo, situado en la calle 60, No. 299-E, de la colonia Revolución, en el costado oriente del Centro de Convenciones Siglo XXI, pertenecía el gobierno del Estado desde 1999. Ese año, el entonces gobernador Víctor Cervera Pacheco lo entregó en usufructo al Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos del Estado de Yucatán, Cultur, dirigido por Jorge Esma Bazán, por un plazo de 20 años.

Una década después, en 2009, el gobierno de Ivonne Ortega tramitó un crédito bancario por $1,870 millones, de los cuales, $110 millones entregó a Cultur (también a cargo de Esma Bazán), para la compra, por parte de esa dependencia, del terreno del museo, ¡al propio gobierno del Estado”.

La operación se realizó el 30 de agosto de 2010, ante el notario José Eduardo Navarrete Herrera. Fue un acto perfecto de “blanqueo” de recursos, porque los $110 millones entraron a Cultur como crédito y salieron como dinero “cash” para el Ejecutivo, que los destinó a gastos de libre disposición.

Ortega Pacheco nunca consideró la posibilidad de donar el terreno a Cultur. Por el contrario, Esma Bazán, en declaraciones a la prensa el 15 de abril de 2011, justificó la operación: la compra, dijo, se hizo a petición del inversionista, quien no quería el terreno a nombre del gobierno del Estado.

AUTO VENTA. Esta declaración muestra otro aspecto oscuro del proyecto de construcción del Gran Museo: Cultur compra el terreno en octubre de 2010, por una presunta petición del inversionista, pero el concurso para adjudicar el contrato, bajo el esquema de Proyecto de Prestación de Servicios (PPS), se realiza hasta junio de 2011.

Esto confirmaría la versión según la cual la licitación del PPS estaba arreglada de antemano a favor de la empresa Promotora de Cultura Yaxché, de Carlos Hank Rhon.

El 8 de junio de 2011, el gobierno anunció que esa compañía había obtenido el primer lugar de la licitación, con 95.66 puntos y en segundo, Concesionaria de Proyectos de Infraestructura, filial de Marhnos, con 88.38 puntos. (Esta empresa, un año después, obtuvo el contrato de PPS para la construcción y operación del Hospital de Ticul, cancelado recientemente, empero, por el gobernador Rolando Zapata Bello).

ML MUSEO 3 CASCOS

Ivonne Ortega supervisa la construcción del museo

El costo total del proyecto del Gran Museo de la Cultura Maya ascendió a $770 millones. La empresa obtuvo un préstamo por $97 millones del Banco Interamericano de Desarrollo, para iniciar los trabajos. El resto lo financió el banco Interacciones, también de la familia Hank.

Por cierto, Promotora de Culura Yaxché se acaba de asociar con Constructora La Peninsular, igualmente de los Hank, para la construcción y operación del Museo Internacional Barroco, en Puebla, a través de un PPS con el gobierno de esta entidad, cuyo contrato asciende a $7,280 millones, pagaderos a 23 años.

TRIANGULACIÓN. En el caso del Gran Museo, el contrato con Yaxché incluía la  construcción de las obras e instalaciones, el equipamiento del museo, la realización de la museografía para cuatro salas permanentes y una temporal y los servicios relacionados con su conservación, seguridad y funcionamiento, tales como mantenimiento de las instalaciones, equipo y mobiliario, estacionamiento, fumigación y control de fauna nociva, intendencia, jardinería, seguridad y vigilancia, y telecomunicaciones e informática, durante 21 años.

La construcción del museo significó para Ivonne Ortega múltiples posibilidades de negocio. Por ejemplo, incidió para que Promotora de Cultura Yaxché, creada ex profeso para ejecutar el PPS del museo, contrate a uno de los constructores favoritos de ella y de los gobernadores del PRI, Ariel Medina Medina, para realizar la mayor parte de la obra civil.

En su carácter de empresa privada y sin licitación pública de por medio, Yaxché subcontrató a Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario de México (Idimsa) para esa tarea, no obstante los malos antecedentes de esa y otras compañías de Medina Medina.

220312 LOCAL Ceremonia de entrega de la primera y segunda etapa del Palacio de la Civilizaci—n Maya  Aspectos En la parte de arriba Foto Leslie Santos Bonilla

Museo de Yaxcabá, otro elefante blanco.

En 2014, el gobierno del Estado le adjudicó el contrato para remodelar el Gran Salón Uxmal del Centro de Convenciones por más de $52 millones, no obstante que las obras eran muy parecidas a las realizadas por el propio Medina en el mismo lugar en 2010 a un costo de $39 millones, cuando ese lugar estaba bajo la responsabilidad de Esma Bazán, en su carácter de director de Cultur.

ANTECEDENTES. La Auditoría Superior de la Federación revisó estas obras de 2010 y encontró desvíos por $15.1 millones, porque Medina Medina “infló” los precios de los materiales, simuló compras o las realizó sin la factura correspondiente, y no entregó el finiquito de la obra.

Con Ortega Pacheco, Idimsa realizó la primera etapa de la construcción del Palacio de la Civilización Maya, en Yaxcabá, por $70 millones (actualmente abandonado) y recibió contratos muy elevados por obras modestas. Es el caso de la remodelación del Parque Hidalgo, realizado en 2011 con un costo $58 millones, a cambio de solo renovar los pisos del monumento a Manuel Cepeda Peraza, reconstruir las banquetas y andadores, abrir áreas verdes e iluminar las fachadas.

En el gobierno de Zapata Bello, Ariel Medina ocupa el tercer lugar en la lista de los diez constructores con los mayores contratos de obra pública. En 2013 y 2014 recibió diez contratos por un monto total de $136.8 millones, incluido el del Centro de Convenciones. (http://mayaleaks.org.mx/diez-empresas-acaparan-la-obra-publica-del-gobierno-estatal/).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados