2 + 2 = ¿3? ANÁLISIS DEL DINERO PERDIDO EN TEKAX Y TICUL

2 + 2 = ¿3?  ANÁLISIS DEL DINERO PERDIDO EN TEKAX Y TICUL

Evidencias de desperdicio negligente y gastos injustificados. Análisis de Armando Torre Puerto, de Librepensadores de México.

“Yo soy yo y mi circunstancia”.
José Ortega y Gasset.

La influencia de nuestra familia y hogar, de nuestro trabajo y colaboradores, de nuestros amigos y grupos sociales y, en general, de nuestro contexto y comunidad es tal, que se vuelven parte integral de uno mismo. No se puede separar lo que somos y hacemos de lo que vivimos. 

En días recientes Mayaleaks dio a conocer una serie de cifras escandalosas sobre un hospital abandonado en Tekax y otro sobrevalorado y estancado en Ticul. Pese a formar parte del equipo, yo me enteré de los pormenores al mismo tiempo que los lectores del portal.

Se afirma con evidencias que en Tekax se botaron $164 millones en un hospital que ya ni siquiera se puede concluir (cuestiones sanitarias), y que en Ticul se está construyendo otro en el que se pretende que la inversión final sea de $5,572 millones a 25 años…

Yo no soy especialista en costos de obras de esa magnitud, por lo que me mi primera reacción fue preguntarme qué tan mala es esta situación, y qué tanto se está robando exactamente.

Consecuentemente, como arquitecto, me di a la tarea de analizar sus contenidos, enfatizando los aspectos de la obra material, de sus espacios y futuras funciones, del costo o el diseño de los mismos, para compartir mis observaciones con los lectores de Mayaleaks.

La primera pregunta que me hice fue: a partir de las cifras que se manejan, ¿se puede inferir que hay corrupción, en cualquiera de sus modalidades?

La respuesta es “sí, hay corrupción, tanto en forma de desperdicio negligente como de gastos injustificados” y se sustenta en el análisis de las cifras de ambos hospitales, así como en el comparativo que se puede hacer con obras similares.

De acuerdo al Instituto Mexicano de Ingeniería de Costos (2013), el costo de un hospital ronda en los $10,200 por metro cuadrado, con acabados de primera (no de lujo). Este costo no considera el precio del terreno. Decir que un hospital, como el de Tekax, con 5,000 metros cuadrados de construcción costó $51 millones, suena lógico y aceptable, y más, considerando que el terreno de 21,852 metros fue una donación del Ayuntamiento y que también hubiese necesitado áreas exteriores y jardines.

ML TORRE IMC

En el renglón resaltado de azul, se aprecia el costo por metro cuadrado de un hospital, según Raúl González Melendez. Catálogo Nacional de Costos, No. 295. Instituto Mexicano de Ingeniería de Costos, 2013, p. 15.

Además del costo de construcción hay que considerar el equipamiento. En el caso de Tekax, por un muy generoso presupuesto de $98.5 millones, se consideraron 30 camas (posibilidad de extenderse a 60), 7 consultorios, un quirófano, y servicios de cirugía general, ginecobstetricia y urgencias.

El gobierno de Patricio Patrón Laviada, al término de su período, en julio del 2007, dejó la obra con un avance de 4,982 metros construidos, que se alegó como del 63%, en el que se gastaron $28.4 millones, con depósitos bancarios por $23.2 millones para concluirla en los primeros 6 meses del gobierno de Ivonne Ortega Pacheco. Estas cifras suman $51.5 millones, apenas más de los $51 millones calculados de acuerdo al Instituto Mexicano de Ingeniería de Costos.

Para concluir la obra, Ivonne Ortega recibió del gobierno federal del presidente Felipe Calderón Hinojosa, $112.4 millones en cuatro entregas entre 2007 y 2010. Esto alcanza para cubrir los $98.5 millones de equipamiento y hubiesen quedado $14.9 millones, presumiblemente para exteriores. Esto es:

$51.6 millones conseguidos por Patricio Patrón
+ $112.4 millones recibidos de Felipe Calderón
= $164.0 millones. Total.

Contando con esta cantidad, resulta absoluta y completamente reprobable que el hospital no se haya concluido, ni en su fase constructiva.

Aparte de reclamarle que desperdició negligentemente el terreno donado por el Ayuntamiento de Tekax y el valor del porcentaje de obra que se construyó, hay que preguntarle a Ivonne qué hizo con todo ese dinero si no terminó.

ML TEKAX 1 FOTO 1

El Hospital Regional de Tekax en su estado actual de abandono. $164 millones desperdiciados

La historia no termina allí. Al gobierno de Ivonne Ortega aparentemente si le gustó la idea de poner un hospital en el Cono Sur. Sólo que concluir el que ya estaba al 67% de avance, no. 

La decisión fue generar en Ticul, a 36 km de Tekax, un hospital tres veces más grande en superficie y capacidad. Veamos: $164 millones x 3 = $492 millones, ¿correcto? Aparentemente no, pues el costo es de $1,300 o $948.5 millones, que demanda la constructora Marhnos. ¡Ocho veces más costoso para ser sólo 3 veces más grande en superficie y capacidad!

La construcción del hospital de Tekax se debió concluir hacia finales del 2007, pero eso nunca sucedió, y dos semanas antes de concluir su gobierno, Ivonne encarga el de Ticul, que hoy lleva un 37% de avance y está en riesgo de no ser concluida por el gobierno de Rolando Zapata. ¿Qué pasó en el inter?, ¿por qué no se pudieron usar los $23 millones que dejó Patricio Patrón o los $112.4 millones que dio Felipe Calderón para, por lo menos, terminar la construcción en Tekax?

ML TICUL FOTO DOS

Hospital Regional de Ticul, al 37%, su estado actual.

Supongamos que la gran idea es hacer un hospital mejor y más grande que el de Tekax. Si ya hay una obra ahí, construida al 67%, con presupuesto aprobado y disponible para completarla, ¿por qué no terminarla y hacer una en Ticul dos veces más grande en lugar de 3? La cobertura hubiese sido mayor y el tráfico queda mejor distribuido. 

Peor aún: asumamos que “se perdió” el dinero para completar Tekax; que el comején se comió los $135.6 millones necesarios…

Siendo ocho veces más grande el presupuesto de Ticul, $1,300 millones a pesar de sólo requerir $492 millones, hay dinero para construirlo, hacer otro sobre el que no se terminó en Tekax, ¡y otros cuatro iguales en donde sea!
Permítame ilustrarlo:

ML TORRE TLANE 2

¡Imaginense! De acuerdo a la cifra gastada, había presupuesto para tener hospitales en Tekax, Ticul, y otros cinco en Oxkutzcab, Muná, Tekit, Tzucacab y Maxcanú.

Si hacen falta más evidencias de que el costo del hospital de Ticul está inflado, tenemos la referencia del hospital construido de 2011 a 2012 en Tlalnepantla, Estado de México. Se invirtieron $800 millones para una construcción dos veces mayor que la de Ticul (43,000 metros cuadrados, incluyendo estacionamientos, patios y jardines, contra 23,000 en Ticul).
Ilustrando de nuevo:

ML TORRE TOCOL 2

Hay más referencias. Los inversionistas de Star Médica reportaron una erogación de $190 millones para construir un edificio de 10 niveles, con capacidad para 53 camas y 190 consultorios.

1 Ticul = 7  Star Médicas

El Hospital Regional de Alta Especialidad (HRAE), en Mérida, reportó costos totales (construcción y equipamiento como hospital de tercer nivel) por $1,000 millones. Se trata de un hospital de tercer nivel (no de segundo, como el de Ticul), con 9 quirófanos, 24 incubadoras, 184 camas, área para enseñanza (5 aulas, auditorio, 24 habitaciones para los médicos, etcétera).

1 Ticul = 1 Hospital Regional de Alta Especialidad + 2 Tekaxes

ML TORRE HRAE 2

Hospital Regional de Alta Especialidad de Mérida.

Si nos guiáramos por costos, ¡el de Ticul sería el mejor hospital de la región!

Termino este ejercicio comparativo con un par de ejemplos por si queda duda del valor de las cosas.

Edificio corporativo comprado a José Chapur. Siete niveles, más de 10,000 metros cuadrados de construcción de primera: $200 millones. Otro ejemplo: la futura sede del Congreso del Estado, con 13,000 metros de construcción, incluyendo 4 mil de estacionamiento, costará $110 millones.

Con relación al monto que alcanzará la deuda del hospital de Ticul al cabo de 24 años, les confieso que las finanzas no son mi fuerte y tampoco estoy familiarizado con el esquema de PPS (Proyectos de Prestación de Servicios), pero conozco el lenguaje de los números y estos dicen que 24 pagos anuales de $185.5 millones, por la construcción (capital más intereses) y operación es un abuso: Si destinamos el pago de menos de 3 años ($185.5 millones x 3 = $556.5 millones) a la construcción y equipamiento de un hospital similar al de Ticul ($492 millones, valor real), tendremos que, en 24 años, construiríamos nueve hospitales… y sobra para construir otra sede del Congreso.

Decíamos, “yo soy yo, y mi circunstancia”. Nuestra circunstancia es que la democracia que tenemos los yucatecos permite que una administración corrupta desaparezca $808 millones sin rendir cuentas. No se puede separar lo que somos y hacemos de lo que vivimos. ¿Qué podemos hacer para ser el cambio que Yucatán necesita?

Artículos Relacionados