“LA CATRINA”, OTRO BAR DEL CENTRO QUE COMETE GRAVES IRREGULARIDADES

“LA CATRINA”, OTRO BAR DEL CENTRO QUE COMETE GRAVES IRREGULARIDADES

Como “La Mezcalería”, clausurado recientemente, este lugar no solo pone música a todo volumen, sino, presuntamente, no paga la luz que consume a la CFE

MÉRIDA, YUC. A 6 DE FEBRERO DE 2017.— “La Mezcalería”, un bar clausurado recientemente por sus espectáculos con música a todo volumen, entre otras anomalías, no es el único que viola la ley y afecta a miles de vecinos del centro de la ciudad.

Cartel de apertura de “La Catrina”, que no paga su luz.

Cerca de allí funciona otro bar que comete infracciones aún más graves, como presuntamente robarle energía eléctrica a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Se trata de “La Catrina”, ubicado en la calle 56, a espaldas del Remate de Montejo, cuyos propietarios estarían consumiendo grandes cantidades de luz sin pagarla, de acuerdo con documentos en poder de Mayaleaks.

Ese bar abrió sus puertas el dos de septiembre con equipos de aire acondicionado, neveras y música en vivo, pero el recibo de cobro de la CFE, correspondiente al bimestre agosto-octubre salió por solo ¡148 pesos!

Los propietarios pagaron una cantidad parecida el bimestre anterior, $144, no obstante que en ese periodo, de junio a agosto, realizaron trabajos de remodelación del lugar, previos a su reapertura, trabajando hasta altas horas de la noche y usando equipo de soldadura, que consume mucha energía.

EVIDENTE CORRUPCIÓN. Se trata de un caso evidente de robo de luz y de corrupción de la CFE, cuyos directivos están enterados del caso por la denuncia que presenté, dice José de la O. Ceballos Herrera, vecino de lugar y quien ha reunido la información y contratado a abogados para frenar esta anomalía, sin éxito hasta ahora.

“La Catrina” funciona en la calle 56, número 425-A, entre 47 y 49, cuya parte de atrás tiene salida al Remate, y es el mismo local donde operó el bar “La Nopalera”, que cerró sus puertas en 2015, al parecer por violar varios ordenamientos municipales, entre ellos, el de funcionar como bar con música viva a todo volumen, en una zona habitacional.

En la primera parte del informe de Mayaleaks sobre este tema, (ver http://mayaleaks.org.mx/el-bar-que-le-roba-luz-a-la-cfe-y-nadie-le-hace-nada/), se señaló que “La Nopalera”, cuyos propietarios son los mismos que los de La Catrina, también fueron acusados de robar energía a la CFE, con la aparente complicidad de funcionarios y empleados de esa empresa.

Pese a esto, y a que el  robo de luz es un delito federal, la CFE no sancionó a los propietarios del establecimiento.

PRUEBAS. Por el  contrario, éstos esperaron un tiempo y reabrieron el bar con el nombre de La Catrina, también con música viva y salones con aire acondicionado y con la venta en exclusiva de productos  de la Cervecería Modelo.

Antes, de junio a agosto de 2016, decenas de obreros realizaron obras de remodelación en el local, hasta altas horas de la noche, empleando maquinaria industrial parar soldar, máquinas para cortar herrería de aluminio, pisos y esmeriles, así como taladros y otros equipos eléctricos.

Copia del recibo de consumo de luz de “La Catrina” por ¡148 pesos!

No obstante la cantidad de energía consumida en ese lapso, el recibo de luz del local correspondiente al bimestre del 10 de junio al 9 de agosto llegó por ¡144 pesos!, que ampara un consumo de cero kwh, como se aprecia en los documentos que presentamos en esta página.

Después de semanas de acondicionamiento del local, “La Catrina” abrió sus puertas el 2 de septiembre, de lunes a sábado, de ocho de la noche a cuatro de la mañana del día  siguiente, con música en vivo, neveras y aire acondicionado, como ya se dijo.

Empero, el recibo de consumo de energía de ese local, expedido por la CFE, correspondiente al periodo comprendido entre el 10 de agosto y el 10 de octubre de 2016, fue de apenas ¡148 pesos, equivalentes a cero consumo de energía!, lo cual, a juicio del  Sr. Ceballos Herrera, “es imposible y demuestra el contubernio de empleados de la CFE con los propietarios del bar”.

GOLPEADOR. (Por cierto, el contrato de “La Catrina” con la CFE está a nombre de Adrián Quiñones Maldonado. Éste fungió como gerente del bar “Más de  30”, en abril de 2015, cuando, en un acto que atrajo la atención de la sociedad, empleados de ese lugar propinaron una golpiza a un cliente, sin razón alguna).

Carta del Sr. José de la O. Ceballos Herrera  al director de la CFE: “Al parecer, nadie hace nada para parar la  corrupción y el robo de energía eléctrica, que repercute en los demás usuarios, al elevarse las tarifas de luz, afectando nuestra economía”

En un escrito dirigido a Jaime Francisco Hernández Martínez, director de la CFE, el 7 de septiembre de 2016, Ceballos Herrera relata que al constatar que los recibos de luz de “La Catrina” eran simbólicos, pese a su evidente alto consumo, denunció los hechos por teléfono a la CFE, “pero a pesar de eso no me hicieron caso, aunque observé que camionetas de esa empresa acudieron a dicho predio y simplemente me dijeron que ya se había reanudado el servicio.

“Por eso acudo ante usted, señor director”, añade la carta de Ceballos Herrera, “para que gire instrucciones a fin de investigar y sancionar al bar denunciado y en su caso a los malos elementos de la CFE, porque, al parecer, nadie hace nada para parar la  corrupción y el robo de energía eléctrica, que repercute en los demás usuarios, al elevarse las tarifas de luz, afectando nuestra economía”.

Cinco meses después de esa carta, la CFE permanece indiferente ante esta queja y “La Catrina” sigue trabajando normalmente. (ML).

 

 

Artículos Relacionados