LA ASEY HABRÍA PROTEGIDO AL EX ALCALDE DE TIZIMÍN JOSÉ LUIS PENICHE BATES

LA ASEY HABRÍA PROTEGIDO AL EX ALCALDE DE TIZIMÍN JOSÉ LUIS PENICHE BATES

No obstante que desvió más de $64 millones en su gestión de 2007 a 2010, ese organismo no ha procedido legalmente en su contra, como hace ahora con ocho alcaldes

MÉRIDA, YUC. A 29 DE FEBRERO DE 2016.— La Auditoría Superior del Estado de Yucatán (ASEY) documentó irregularidades por $64.1 millones en la gestión del priísta José Luis Peniche Bates como presidente municipal de Tizimín en el periodo 2007-2010, pero, al parecer, este organismo no lo denunció penalmente como ha hecho este año con ocho alcaldes en la misma situación.

El 16 de febrero, la ASEY denunció ante la Fiscalía General del Estado a cinco alcaldes del PRI y a tres del PAN por presuntos desvíos y daños al erario cometidos en 2013, que en conjunto suman $27,139,000, menos de la mitad de las anomalías que se le atribuyen a Peniche Bates.

Pese a la cuantía de los desvíos, el ex alcalde de Tizimín no ha enfrentado ningún problema legal, no obstante que desde febrero de 2011 el Congreso del Estado recomendó iniciarle un proceso.

ML BATES DEC3

Decreto 381 del Congreso del Estado.

Ese decreto consigna que la Auditoría Superior del Estado emitió un dictamen negativo a las cuentas públicas de diez ayuntamientos, entre ellos Tizimín, y autoriza a ese organismo a denunciar los presuntos desvíos ante las autoridades fiscales y judiciales.

Todo parece indicar que la ASEY nunca actuó por la vía legal contra Peniche Bates, no obstante las graves denuncias que se hicieron en su momento por nepotismo, malversación de fondos y falta de transparencia.

Las quejas de los tizimileños fueron tan altas que el Congreso del Estado, incluyendo a los diputados del PRI, instruyó a la entonces Contaduría Mayor de Hacienda (CMH), dirigida por René Márquez Arcila —antecedente de la ASEY, que aún continúa a cargo del mismo funcionario—, el 25 de marzo de 2009 a realizar una revisión exhaustiva de las cuentas de Peniche Bates.

DECRETO. Este organismo auditó las cuentas públicas de Tizimín de julio de 2007 a diciembre de 2009 y encontró irregularidades por $454.5 millones en esos 30 meses de gestión. Luego elaboró un pliego de observaciones y le dio al gobierno de Peniche Bates un plazo para solventarlas, es decir, aclarar las dudas o devolver el dinero desviado.

El alcalde sólo solventó una parte, no se sabe en qué términos, pero dejó otra sin aclarar, de modo que la Contaduría entregó un informe de resultados al Congreso, que a su vez emitió el decreto 381, el 18 de febrero de 2011, en cuyo artículo noveno dice textualmente: “no se aprueba la cuenta pública del Ayuntamiento de Tizimín, correspondiente a los periodos comprendidos de julio a diciembre de 2007, enero a junio y julio a diciembre de 2008 y enero a diciembre de 2009”.

ML BATES UNO CMH.2

Parte de la auditoría practicada a las cuentas de Peniche Bates.

DESVÍOS. Un documento oficial de la Contaduría de 2009, en poder de Mayaleaks, establece que el monto de las observaciones no solventadas por el municipio de Tizimín de 2007-2010, ascienden a $64.120,620, divididos de este modo: periodo julio-diciembre de 2007, $7.341,043; enero-julio de 2008, $17.541,016; julio-diciembre de 2008, $6.989,354, y enero-diciembre de 2009, $32.249,206.

De acuerdo con la información oficial, contenida en el documento “Observaciones no solventadas del H. Ayuntamiento de Tizimín”, redactado por la Contaduría Mayor de Hacienda, gran parte de los presuntos desvíos detectados en la gestión de Peniche Bates corresponden a pagos realizados a empresas de su confianza por obras que, en muchos casos, no se licitaron y se hicieron a precios “inflados” o carecían de la autorización del Cabildo, de presupuesto, de bitácora de obra, de acta de entrega-recepción, etcétera.

De acuerdo con la auditoría de la ASEY, en la administración de Peniche Bates también era común descontar el Impuesto sobre la renta a los empleados municipales o sus cuotas del Isstey y del Fonacot y no entregarlas.

Mañana: REVELAN  RED DE CONTRATISTAS DE PENICHE BATES PARA DESVIAR FONDOS

 

 

 

Artículos Relacionados