INDICIOS DE FACTURAS “FANTASMAS” EN OFICINAS DE JORGE ESMA BAZÁN

INDICIOS DE  FACTURAS “FANTASMAS” EN OFICINAS DE JORGE ESMA BAZÁN

Aparecen pagos de $58,000 mensuales por supuestos servicios de relaciones públicas y representación de artistas, a un constructor sin experiencia en el tema

 

MÉRIDA, YUC. A 5 DE ABRIL DE 2016.—Según algunos indicios, el Festival Internacional de la Cultura Maya se ha convertido en otro instrumento de Instituto de Historia y Museos de Yucatán (IHMY) para, presuntamente, desviar recursos públicos por medio de facturas de empresas inexistentes.

ML IHMY FACT 174 OK

Factura expedida por Jhímer de Jesús Sosa Góngora por sus servicios de “trámite y coordinación”.

Mayaleaks tiene en su poder copia de cinco facturas a nombre de Jhímer de Jesús Sosa Góngora, un contador de 40 años que se hace pasar como publirrelacionista, representante de artistas y administrador de empresas constructoras, aunque sea un desconocido en algunos de esos ámbitos y en otros tenga mala reputación.

COMO IVONNE. El pago de facturas a empresas que solo existen en el papel, llamadas también “fantasmas”, alcanzó niveles escandalosos en el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco. Al principio de la gestión de Rolando Zapata Bello, aparecieron públicamente operaciones de este tipo en la Secretaría de Fomento Turístico, pero el fenómeno no parecía extendido, aunque ahora hay cada vez más evidencias de la extensión de esta práctica en esta administración.

Un ejemplo sería precisamente las facturas pagadas a Sosa Góngora por supuestos “servicios de transporte y coordinación en la Ciudad de México con Secretarías, oficinas públicas (Conaculta INBA, INAH, Festival Cervantino, SEP), iniciativa privada y participantes del Festival Internacional de la Cultura Maya 2015, de conformidad al convenio de prestación de servicios No. 003/Colab/FICMAYA 2015, de fecha 26 de mayo de 2015”.

Sosa Góngora habría desempeñado ese trabajo de “trámite y coordinación” en la  capital del país, durante seis meses de junio a noviembre de 2015, a cambio de $58,000  mensuales

LA FIRMA DE ESMA.  En total por este concepto, el supuesto proveedor, egresado de la Facultad de Contaduría y Administración de la UADY en 2002, cobró $348,000, pero en Mérida nadie lo conoce en el medio de la gestión cultural, ni se sabe que posea oficinas en México.

De acuerdo con la información obtenida, Sosa Góngora cobró el cheque No. 002130 de Banorte,  el 25 de agosto de 2015, por la cantidad de $174,000, correspondiente a sus servicios prestados en los meses de junio, julio y agosto de 2015.

El cheque, expedido por el IHMY, lo firmó el director de ese organismo, Jorge Esma Bazán y Beatriz Elena Peniche López, directora de Museos y Eventos Especiales.

Posteriormente, el mismo Instituto pagó a Sosa Góngora otros tres cheques de $58,000 cada uno, por los meses de septiembre, octubre y noviembre. Fueron los cheques 0002537, 0002431 y 0002658, todos de Banorte, expedidos el 13 y 22 de octubre y el 12 de noviembre.

En sus facturas, Sosa Góngora presenta como domicilio fiscal el Departamento 1 de la calle 45, Núm. 494-H, entre 54 y 56, aunque ese lugar corresponde a las oficinas de una constructora.

Otro cheque entregado al supuesto tramitador del Festival de la Cultura Maya.

CUBA, COMO NEGOCIO. No solo eso: Sosa Góngora también cobró el cheque 19093675 de Banorte, el 12 de noviembre de 2015, por $52,200, por concepto de “presentación del artista Osmani Collado Martínez con su espectáculo De Cuba soy, presentado en el teatro Peón Contreras el sábado 24 de octubre de 2015 a las 21 horas, en el marco del Festival Internacional de la Cultura Maya”, según se asienta en la factura 146 del 5 de noviembre, expedida por el supuesto representante artístico.

ML FIC CUBA 2

Factura del supuesto proveedor del FIC 2015, Jhímer Sosa Góngora, que ampara el cobro por sus servicios de representación artística.

En este caso, Sosa Góngora habría figurado como apoderado del músico antillano, aunque tampoco se le conoce como profesional de esa actividad.

Por cierto, el IHMY pagó $29,000 a David Heredia Montañez, editor de una revista de escasa circulación  —Opinión Yucatán— por una actividad similar.

El Instituto expidió a nombre de Heredia Montañez el cheque 041115 de Banorte el 4 de noviembre de 2015, como pago por sus honorarios en calidad de representante del grupo Kaliz, interprete de música cubana, de escasa trayectoria.

 A Heredia, un ex fotógrafo vinculado al PRI, tampoco se le conocen antecedentes en el gremio de la representación artística.

Llama la atención la inclusión de Sosa Góngora en la lista de proveedores del Festival de la Cultura Maya, porque proporciona servicios de los cuales no es especialista, ni tiene trayectoria en el mercado y que están muy alejados de su práctica profesional más conocida, en este caso, la construcción.

OBRA PÚBLICA. En este ámbito, Sosa Góngora, a través de la  empresa Construmaterias, S.A de C.V., de la que es apoderado y uno de sus principales accionistas, ha obtenido contratos de obra pública aparentemente ventajosos. Uno de ellos, es el contrato IVEY-AD-0052015, firmando el 8 de mayo de 2015 por $880,000 para realizar “trabajos de mantenimiento, conservación y remozamiento en el edificio de la dirección general del Instituto de la Vivienda de Yucatán, en la calle 56, número 419”.

Contrato del Ayuntamiento de Izamal para remodelar un parque, adjudicado a la empresa Construmaterias, que dirige Sosa Góngora, el mismo que prestó supuestos servicios de trámite y coordinación en el FIC.

Poco antes, el 16 de diciembre de 2014, Construmaterias obtuvo el contrato IO-831040913.N15-2014 por  $2,022,546, del Ayuntamiento de Izamal, para la “rehabilitación del parque de San Idelfonso”, que a juicio de los vecinos, entrevistados por Mayaleaks en esa ciudad, “esa suma de dinero no justifica las obras que se hicieron”.

Contrumaterias realizó también obra pública en Xocchel, cuyo ayuntamiento en el periodo 2012-2015 le asignó dos contratos: uno para la rehabilitación de la escuela “José de Jesús Patrón” y otro para bacheo y reparación de calles, lo que confirma que la principal actividad de Sosa Góngora es la construcción y no las relaciones públicas ni la representación de músicos.

Pero incluso dentro de la construcción, la actividad de Sosa Góngora es cuestionable, como lo demuestra el juicio mercantil interpuesto en su contra por Financiera Bepensa desde 2011, que está a punto de perder, según se asienta en el expediente 0113008/2011.

 

 

 

Artículos Relacionados