HOSPITAL DE TICUL: ENGAÑAN A LOS DIPUTADOS

HOSPITAL DE TICUL: ENGAÑAN A LOS DIPUTADOS

Ivonne Ortega les hace creer que la obra costaría $300 millones, aunque luego firma un contrato por el triple

El gobierno de Ivonne Ortega Pacheco firmó un Contrato de Prestación de Servicios (CPS) a 25 años, en 2012, con una empresa privada, para construir un hospital de 90 camas en Ticul a un costo de casi mil millones de pesos, cuando un año antes había hecho creer a los diputados del Congreso del Estado que el hospital sería de 60 camas y costaría 300 millones de pesos.
Con esta información, los integrantes de la LX Legislatura, de mayoría priista, emitieron un dictamen que autorizó al gobierno a firmar ese contrato y a garantizar su pago en los siguientes 25 años.

ML MAR2 ULISES

Ulises Carrillo Cabrera, secretario de Planeación con Ivonne Ortega y artífice del contrato del hospital de Ticul.

Según la Ley de Proyectos para la Prestación de Servicios del estado de Yucatán, los contratos de este tipo requieren la aprobación de la mayoría de los diputados del Congreso y éstos autorizaron la construcción y operación del hospital de Ticul y de dos más, bajo el esquema de PPS, sin conocer su tamaño y su costo. Como se sabe, el gobierno de Ivonne Ortega firmó con la empresa Infraestructura Hospitalaria de la Península, S.A. de C.V. (IHP), filial del Grupo Marhnos, un CPS por cinco mil 571.5 millones de pesos para la operación y mantenimiento del hospital de Ticul durante 25 años, incluyendo la construcción del edificio, con capacidad para 90 camas censables, a un costo de $948.8 millones.

(El costo real de ese hospital sería de $596.6 millones y hasta de $483 millones, de acuerdo con la Secretaría de Salud federal y otros organismos, revela un informe anterior de Mayaleaks sobre el caso, disponible en: http://mayaleaks.org.mx/ivonne-ortega-inflo-el-hospital-de-ticul-con-mas-de-400-millones/).
Empero, oficialmente, el costo de la construcción del hospital de Ticul es de $948.8 millones, aunque el gobierno de Ortega Pacheco dijo otra cosa a los diputados.

300 MILLONES. El 21 de septiembre de 2011, tres altos funcionarios de ese gobierno, el secretario de Planeación, Ulises Carrillo Cabrera; el consejero jurídico, Sergio Cuevas González y el secretario de Salud, Alvaro Quijano Vivas, se reunieron con los diputados en la sede del Congreso, para entregarles y explicarles la iniciativa de “Decreto de autorización para la realización del Programa de Impulso a la Infraestructura y Servicios de Salud de Yucatán a través del esquema de Proyectos para la Prestación de Servicios”.

En esa iniciativa, firmada por la gobernadora, se solicitaba la autorización para realizar “el desarrollo y licitación, conjunta o separadamente, de hasta tres centros hospitalarios en Mérida, Tizimín y Ticul”.

La emisión del decreto 503 demuestra que los diputados comprometieron parte del presupuesto futuro del gobierno estatal en proyectos cuyo costo y alcance ignoraban en el momento de la aprobación.

 

En la exposición de motivos, la gobernadora explicaba que para enfrentar la falta de infraestructura hospitalaria en el estado, se determinó que hacía falta construir esos tres nuevos hospitales con las siguientes características: en Mérida, un Materno Infantil de hasta 160 camas censables; en Valladolid, un General de hasta 60 camas y en Ticul otro General, también “de hasta 60 camas”.

Al salir del Congreso, en rueda de prensa, Quijano Vivas amplió esa información y específicamente en relación al hospital de Ticul —el único de los tres proyectos que ha prosperado— confirmó que tendría 60 camas y costaría $300 millones.

MODELO. De acuerdo con datos recabados por Mayaleaks, este presupuesto coincide con el costo de construcción de un hospital de este tipo, según las estimaciones de la SSA.

El “Modelo de recursos para la planeación de unidades médicas de la Secretaría de Salud”, una guía generalmente aceptada para la construcción de hospitales públicos, establece que un hospital general de 60 camas debe tener 5,640 metros cuadrados de construcción, por lo menos. El costo del metro cuadrado en 2012, cuando se firma el contrato con IHP y comienza la construcción del hospital, era de $20,329, por lo que el costo promedio de ese hospital sería de $114.6 millones.

ML MAR2  DECRETO

Decreto 503 http://www.yucatan.gob.mx/docs/orden_juridico/Yucatan/Decretos/nr2289rf1.pdf.

Según la SSA, el costo del mobiliario y equipo médico, para un hospital de este tipo en 2012, era de $162.9 millones, en tanto el precio del terreno donde se construiría el hospital ascendía a $8.7 millones. Esta cantidad, por cierto, se obtuvo de un préstamo bancario, como se asienta en el documento “Libro Blanco, Empréstitos 2009”, publicado por el gobierno de Ortega Pacheco.

Estos tres rubros suman $286.2 millones, una cantidad muy cercana a los $300 millones que dijo Quijano Vivas.

GARANTÍAS. El primero de marzo de 2012, seis meses después de las declaraciones del secretario de Salud en el Congreso, la mayoría priista aprueba la emisión del Decreto 503, que permite la construcción de los tres hospitales bajo el esquema del PPS y que en su artículo primero “autoriza a Servicios de Salud de Yucatán a realizar el desarrollo y licitación, conjunta o separadamente”, de los nosocomios.

En el artículo tercero se establece que “el Congreso del Estado deberá aprobar las asignaciones presupuestales suficientes para no incumplir con las obligaciones de pago” de los contratos de PPS, “durante los ejercicios fiscales que dure el contrato”, es decir en los próximos 25 años.

Para garantizar el pago al proveedor, en este caso IHP, el gobierno del estado constituyó un fideicomiso, que servirá como fuente alterna para el pago de las obligaciones contraídas de contratos, lo que demuestra que con el decreto 505, los diputados comprometieron parte del presupuesto futuro del gobierno estatal en proyectos cuyo costo y alcance ignoraban en el momento de la aprobación.

ML MAR2 IVIONNE

Un mes antes de la firma del contrato, Ivonne Ortega hablaba de un hospital más pequeño. ¿En qué momento cambiaron los planes?

La única información disponible que tenían en ese momento era que el hospital tendría 60 camas y costaría $300 millones.

Incluso, un mes antes de la firma del contrato con IHP, el 17 de agosto de 2012, la propia Ivonne Ortega declaró al Canal 13 de televisión que, en efecto, Ticul tendría 60 camas.(https://www.youtube.com/watch?v=8929WRnoFko).

ULISES. Sin embargo, poco después, su gobierno, sin informar públicamente de las causas, firmó un contrato para construir un hospital de 90 camas, no de 60; y no por $300 millones, sino por el triple: $948.8 millones, una cifra que nunca conocieron los diputados.

El gobierno de Ivonne Ortega esperó la aprobación del decreto 505 por el Congreso, para cambiar las cosas.

El secretario de Planeación, Ulises Carrillo, considerado el “cerebro” detrás del CPS del hospital de Ticul (ver http://mayaleaks.org.mx/ulises-carrillo-el-cerebro-detras-del-hospital-de-ticul/), anunció el 17 de septiembre de 2012, en la glosa del V Informe de la gobernadora Ortega Pacheco, que ese mismo día se había formalizó el contrato para un hospital de 90 camas censables”, aunque el funcionario no mencionó el costo de la obra ni el importe global del contrato, que, ya lo sabían, ascendía a cinco mil 571.5 millones de pesos.

El costo oficial de la construcción del hospital de Ticul es de $948.8 millones, una cantidad mucho más grande que los $300 millones anunciada por el Alvaro Quijano en 2011 en el Congreso. Hasta ahora no se sabe en qué momento y por qué se cambiaron los planes.

 

CONFUSIÓN. Ochos días después, en Ticul, en su “gira de despedida por el sur del estado”, el 25 de septiembre, Ortega Pacheco retomó las declaraciones de su secretario de Planeación y confirmó en esa ciudad la construcción de un Hospital General de Segundo Nivel con 90 camas a un costo de mil 173 millones de pesos.

El mismo día, en el mismo lugar, el director de Desarrollo de Infraestructura de Grupo Marhnos, José Manuel Fortes Méndez, según reportes de prensa, dijo que el hospital costaría $1,300 millones, aunque después se bajó a $948.8 millones, según aparece en el Registro de obligaciones financieras de entidades federativas, municipios y organismos, que levanta la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Este registro contabiliza los compromisos de pago de las entidades federativas que han firmado Contratos de Prestación de Servicios, con garantía de participaciones federales.

Los $948.8 millones es una cantidad mucho más grande que la anunciada por Quijano Vivas el 21 de septiembre de 2011 en el Congreso. Hasta ahora no se sabe en qué momento y por qué se cambiaron los planes.

Artículos Relacionados