EX ALCALDESA PRIISTA DE YAXCABÁ DESVÍA IMPUNEMENTE MÁS DE 51 MILLONES

EX ALCALDESA PRIISTA DE YAXCABÁ DESVÍA IMPUNEMENTE MÁS DE 51 MILLONES

Documentos reservados de la Auditoría Superior del Estado, en poder de Mayaleaks, demuestran el robo descarado de recursos públicos cometido por Lorena Ávila Euán en ese municipio, en el periodo 2010-2012

 

MÉRIDA, YUC. A 6 DE DICIEMBRE DE 2015.- La ex alcaldesa priista de Yaxcabá en el periodo 2010-2012, Lorena Ávila Euán, desvió más de 51 millones de pesos del erario, sin recibir hasta ahora sanción alguna, según información oficial de la Auditoría Superior del Estado de Yucatán (ASEY), en poder de Mayaleaks.

De esa cantidad, $44,510,233 corresponden al ejercicio fiscal de 2011, cuando éste organismo informó al Congreso que se “abstenía” de revisar las cuentas de Ávila Euán de ese año, simplemente porque ésta no entregó la documentación mínima que le exige la ley.

Por este hecho, la Auditoría Superior denunció a la ex funcionaria ante la Fiscalía General del Estado que, sin embargo, hasta donde se sabe, nunca procedió contra ella, pese a las pruebas contundentes de los desvíos.

ML AVILA portis

Documento “reservado” de la ASEY que demuestra las irregularidades de Lorena Ávila.

En el primer semestre de 2012, los últimos de Ávila Euán como alcaldesa, la ASEY le comprobó desvíos por $6,682,254, según el “pliego de observaciones, derivado de la fiscalización y revisión de la cuenta pública del municipio de Yaxcabá en el ejercico fiscal del uno de enero al 31 de diciembre de 2012”, un expediente clasificado como reservado, pero en poder de Mayaleaks.

Ávila Euán es esposa de Sansón Palma Santos, el actual alcalde de Yaxcabá (lo fue también en los periodos 1995-1998, 2001-2004 y 2007-2010), quien, como ella, igualmente ha sido acusado por la ASEY y su antecesora, la Contaduría Mayor de Hacienda de disponer de cuantiosos recursos públicos en su provecho. (http://mayaleaks.org.mx/sanson-palma-y-francisco-medina-otros-dos-alcaldes-acusados-de-desvios/).

En el pliego de observaciones de 2012, la ASEY acusa a Ávila Euán de ejercer recursos federales en obras innecesarias y fuera de la ley y de hacer pagos sin comprobante fiscal o documentación comprobatoria, al grado de que, dice ese documento, la entonces alcaldesa entregó más de dos millones de pesos a un contratista por la construcción de banquetas que nunca se hicieron.

En otros casos, la ex funcionaria  simplemente se robó el dinero. Por ejemplo, simuló el pago de una amortización por una deuda con Banobras, por $59,000, sin mostrar el depósito bancario respectivo.

DENUNCIA PENAL. Respecto a  las cuentas de 2011, el Congreso del Estado emitió un decreto con fecha del 11 de septiembre de 2014, en el que aprueba el informe de resultados de la cuenta pública del ejercicio fiscal 2011 de los municipios, enviado por la ASEY, en donde Yaxcabá aparece con dictamen de “abstención”. (Ver documentos más abajo).

Este dictamen se emite, explica la propia dependencia, cuando “la entidad fiscalizada no proporciona la información suficiente para realizar la auditoría programada o bien la información proporcionada no permite emitir una opinión respecto del objetivo de la revisión”.

El dictamen de abstención, “conlleva la posibilidad de un daño patrimonial que da lugar a una denuncia penal”.

ML AVILA UNO YAX 1 ML AVILA UNO YAXCA 2

En otro informe enviado al Congreso, la ASEY detalla el monto de las irregularidades observadas en ese ayuntamiento en 2011: $44,510,233, uno de los desvíos de recursos públicos más altos documentados por ese organismos en los últimos 30 años.

Mayaleaks no ha podido obtener el pliego de observaciones enviado por la ASEY a Ávila Euán por las cuentas de 2011, pero sí tiene el correspondiente a la cuenta pública de 2012.

Ese año, el Congreso, en el decreto fechado el 22 de septiembre de 2012, aprueba el dictamen de la ASEY de las cuentas públicas de los municipios que, en el caso de Yaxcabá, fue de “salvedad”. Esto significa que la Auditoría Superior encontró “observaciones relevantes”, que podrían considerarse como “presunto daño o perjuicio” al erario y que los alcaldes deben de solventar oportunamente.

OÍDOS SORDOS. En este sentido, el 18 de febrero de 2014, la Auditoría Superior remitió al Congreso el “Informe de la revisión de la cuenta pública” de ese Ayuntamiento. Posteriormente, la  ASEY envió a Yaxcabá las observaciones, recomendaciones y acciones que resultaron de la fiscalización de la cuenta pública de Ávila Euán, a quien se le otorgó un plazo de 30 días hábiles para presentar las consideraciones a las mismas.

Vencido ese plazo, ni la ex alcaldesa, ni el Ayuntamiento de Yaxcabá —en manos del PAN en 2014— respondieron, por lo que la ASEY emitió el correspondiente pliego de observaciones el doce de septiembre de 2014.

Conforme lo marca la ley, la ASEY le dio a Ávila Euán otro plazo de 30 días hábiles para solventar, “con la documentación idónea”, las acusaciones en su contra, pero tampoco respondió, de modo que ese organismo multó a la ex funcionaria y la demandó penalmente, aunque la denuncia nunca prosperó.

ML AVILA ASEY OBRAS

En el pliego de observaciones, la  ASEY, denuncia, por ejemplo, que Ávila Euán entregó en el primer semestre de 2012 a la empresa Occidente Construcciones, de Raúl Abraham Barceló (un empresario con graves antecedentes de corrupción, según un informe de Mayaleaks que saldrá a la luz en los próximos días), tres contratos para realizar obras en varias comisarías, por un monto global de $2,025,304,98, que nunca se hicieron, pero se pagaron. (Ver documento de la derecha).

Los contratos son:

Contrato FAISM-104-OC-32-2012: construcción de guarniciones y banquetas en la localidad de Yaxunah.

  Importe pagado: $670,512.81.

  Plazo de ejecución: 20 de julio a 18 de agosto de 2012.

  Facturas: 0085B y 0092B. 

  Cheques: 196 y 209, registrados en la cuenta número 1102-01-0023. Cuenta de cheques  No. 252937.

Contrato FAISM-104-OC-27-2012: construcción de guarniciones y banquetas en la localidad de Kancabdzonot.

  Importe pagado: $675,563.81.

  Plazo de ejecución: seis de junio a seis de julio de 2012.

  Facturas: 0077B y 0080B.

  Cheques: 171 y 175, registrados en la cuenta número 1102-01-  0023. Cuenta de cheques  No. 252937.

Contrato FAISM-104-OC-23-2012: construcción de guarniciones y banquetas en la localidad de Tahdzibichén.

  Importe pagado: $679,229.17.

  Plazo de ejecución: 20 de julio a 18 de agosto de 2012.

  Facturas: 0086B y 0091B 

  Cheques: 194 y 207,  registrados en la cuenta número 1102-01-0023. Cuenta de cheques  No. 252937.

El 26 de julio de 2013, inspectores de la ASEY, dice el pliego de observaciones, hicieron una visita al Ayuntamiento de Yaxcabá y confirmaron que dichos contratos no estipulan las calles donde se realizaron las obras, ni consta su ejecución, por lo que no se pudo realizar la inspección física de esos trabajos. Asimismo, las autoridades de Yaxcabá no exhibieron la documentación necesaria en esos casos, como estimaciones, volúmenes de obra, bitácora, convenios modificatorios, etcétera, por lo que se comprueba, dice la ASEY, que el empresario Abraham Barceló cobró más de dos millones de pesos por obras que nunca hizo.

Uno de los beneficiados por Lorena Ávila Euán,  Raúl Abraham Barceló, dueño de Occidente Construcciones, es un empresario con graves antecedentes de corrupción, según un informe que Mayaleaks  publicará próximamente.

 

ROBO. En otra parte de ese documento, la Auditoría Superior reporta que Ávila Euán pagó $1,908,780 de recursos del Fondo de Infraestructura Social Municipal (FISM), que por ley se deben invertir específicamente en acciones para combatir la pobreza y el rezago social, en obras de otro tipo, como las siguientes:

Construcción de los techos del palacio municipal, con número de contrato FAISM-104-OC-13-2012, por $1,227,725 y construcción de la primera etapa del kiosko de la comisaría de Libre Unión, por la cantidad de $681,055, según el contrato FAISM-104-OC-19-2012.

El mal uso de los recursos del FISM, empero, pese a su monto, no es lo más grave detectado por la ASEY en Yaxcabá en 2012. El organismo descubrió otras anomalías en las que la ex alcaldesa simplemente se metió al bolsillo ciento de miles de pesos, sin ninguna consecuencia legal o política, hasta ahora.

 

PRÓXIMA ENTREGA: Yaxcabá, robo en despoblado.
Artículos Relacionados