EVANGÉLICOS, CARNE DE CAÑÓN PARA MANIOBRAR A FAVOR DE NERIO TORRES

EVANGÉLICOS, CARNE DE CAÑÓN PARA MANIOBRAR A FAVOR DE NERIO TORRES

El Partido Encuentro Social, formado inicialmente por miembros de la comunidad evangélica, cambia sus orígenes y se vende al mejor postor.

 Algunos dirigentes nacionales de las iglesias evangélicas aprovecharon la buena fe de la comunidad evangélica de Yucatán para impulsar al Partido Encuentro Social (PES) que, apenas obtuvo su registro del Instituto Nacional Electoral, ofreció su apoyo al mejor postor.

En el caso de Yucatán, el presidente del PES, Wílberth Quintal Correa, ex taxista, maniobró para nombrar a Nerio Torres Arcila como candidato de ese partido a la alcaldía de Mérida, en alianza con el PRI.

Torres Arcila es hijo del “hombre fuerte” del Frente Único de Trabajadores del Volante (FUTV), Nerio Torres Ortiz.

La maniobra no funcionó porque a juicio del Tribunal Electoral, los partidos de nueva creación como el PES no pueden postular candidatos comunes con otras agrupaciones. Para que un partido nuevo conserve su registro y sus prerrogativas económicas, señala la ley, necesita competir sólo y obtener el tres por ciento de la  votación nacional del próximo 7 de junio.

ML PES MARCHA

En la gráfica de arriba, Wílberth Quintal Correa y Luis Carter Castañón, dirigentes estatales del PES. Abajo, campaña de proselitismo en colonias de Mérida.

Sin embargo, las irregularidades en el comité estatal del naciente partido, encabezado por Quintal Correa y el secretario general, Luis Carter Castañón, oriundo del interior del país, ya ocasionaron la desbanda de decenas de militantes del PES en el estado.

Tres ex miembros de ese partido, identificados plenamente, aunque  piden permanecer en el anonimato, enviaron a Mayaleaks un reporte de los últimos acontecimientos ocurridos en esa organización.

Según ellos, “las cosas en el PES se empezaron a descomponer en  2013, cuando el dirigente nacional del partido, Eric Flores Cervantes, sin mayor explicación, destituyó como líder del PES en el estado, a Manuel Sánchez Zapata, un prominente miembro de la comunidad evangélica local, y quien desde 2003 había estado al frente de la Agrupación Política Nacional Encuentro Social, antecedente del PES. En su lugar, Flores Cervantes puso a Quintal Correa.

EVANGÉLICOS. El PES nació como Agrupación Política Nacional en 2001, en Baja California. Su principal promotor fue precisamente Flores Cervantes, miembro de una iglesia neopentecostal y dirigente de la organización nacional de la iglesias evangélicas, en la década pasada.

De acuerdo con el reporte de los ex militantes del PES, la mayor parte de los miembros de esa agrupación política pertenecían a distintas iglesias evangélicas y sus dirigentes son o fueron ministros de esas iglesias, como ocurrió en Yucatán, donde el fundador y principal promotor de esa agrupación, Sánchez Zapata, es un conocido dirigente de la iglesia evangélica.

En 2003, como agrupación política, Encuentro Social participó en las elecciones federales en casi todo el país, incluyendo Yucatán, en alianza con el Partido Convergencia, que nombra a Sánchez Zapata como su candidato a diputado federal por el IV Distrito de Mérida.

“Durante la organización del partido en Yucatán en 2013, se escuchó la versión de que los promotores, todos miembros de las iglesias evangélicas, recibieron $50,000 por distrito electoral, para realizar las asambleas y cunplir con los requisitos del INE”.

 

TRAPECISTAS. En los comicios federales de 2006, Encuentro Social vuelve a presentar candidatos en todo el país, pero esta vez en alianza con el PAN. Este mismo año obtiene su registro como partido estatal en Baja California, donde en los comicios locales de 2007 apoya al candidato a gobernador de Acción Nacional y obtiene la alcaldía de Tecate, un asiento en el Congreso y varias regidurías.

En esa época, Flores Cervantes aparece como candidato suplente al Senado por Baja California en 2006 y al año siguiente, el presidente Felipe Calderón lo nombra oficial mayor de la Semarnat, puesto al que renuncia, siete meses después, acusado de malversación de fondos.

Encuentro Social, a partir de entonces, trata de acercarse al PRI. En 2009, también como Agrupación Política, participa en los comicios federales en algunos distritos del país, en alianza con el Revolucionario Institucional, partido con el que empieza a mantener estrecha cercanía. Ambos se vuelven a aliar en las elecciones locales de 2013 en Baja California, donde el PES logra una diputación local y cuatro regidurías.

Este año es cuando Encuentro Social busca convertirse en partido político nacional y, como marca la ley, celebra asambleas en todos los distritos electorales del país.

ML PES ERIC

Eric Flores Cervantes, dirigente nacional del Partido Encuentro Social

 APOYO ECONÓMICO. “En Yucatán hicimos cinco asambleas, una por cada distrito electoral federal, donde recabamos la firma de 300 personas, por cada distrito”, señala el reporte de los ex miembros del PES, entregado a Mayaleaks.

En el resto del país, esa agrupación realizó asambleas en otros 244 distritos, con lo que reunió 321,000 solicitudes de afiliación, suficiente para obtener el registro como partido político nacional, condicionado a los resultados en 2015.

“Durante la organización del partido en Yucatán en 2013, se escuchó la versión de que los promotores, todos miembros de las iglesias evangélicas, recibieron $50,000 por distrito electoral, para realizar las asambleas y cumplir con los requisitos del INE”, añade el informe.

Sánchez Zapata permaneció en la dirigencia del PES hasta fines de 2013, cuando por indicaciones de Flores Cervantes fue sustituido por Quintal Correa, “sin darnos explicaciones convincentes”, dicen los inconformes.

Flores Cervantes había hecho lo mismo en otras entidades del país.

CARNE DE CAÑÓN. El nuevo presidente del PES, indica el reporte, “no tenía experiencia política y estaba muy ligado al gremio de los taxistas, primero de Econotaxis y luego de Taxi plus, que no eran organizaciones ajenas al PRI. Muchos de sus agremiados recibieron placas de manos de Mauricio Sahuí Rivero, cuando era director de Transporte en el gobierno de Ivonne Ortega, en 2008”.

El reporte agrega que “Quintal Correa, ligado con el gremio de taxistas y siguiendo indicaciones de México, le ofreció a Nerio Torres ir en alianza por la alcaldía de Mérida, aunque la idea no prosperó”.

A cambio de ese apoyo, el PRI habría entregado apoyo económico al PES, “que si llegó quedó en manos de los dirigentes, lo mismo que las prerrogativas del INE, que Quintal Correa y Carter Castañón. manejan a discreción, lo que ocasionó que decenas de militantes abandonaran el partido. Incluso, María de la Luz Pineda Sosa, una de las fundadoras del PES y candidata a diputada federal por el Distrito II, renunció a la candidatura y se sumó a la campaña de Mauricio Vila, del PAN.

“Nos dijeron que formaríamos un partido de ciudadanos, no de políticos”, concluye el reporte, “pero miren en qué paró todo, en una simulación. Lo peor, es que muchos evangélicos que creímos de buena fe en el proyecto, solo servimos de carne de cañón”.

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados