EL INAIP, COPADO POR COMISIONADOS CERCANOS AL PRI Y AL GOBIERNO

EL INAIP, COPADO POR COMISIONADOS CERCANOS AL PRI Y AL GOBIERNO

La presidenta de ese organismo, Susana Aguilar, fue activista en la campaña de Rolando Zapata

MÉRIDA, YUC. A 28 DE FEBRERO DE 2017.— La designación de Aldrin Briceño Conrado como consejero del Instituto Estatal de Acceso a la Información Pública del Estado de Yucatán (Inaip), cierra el círculo de comisionados que convierte a ese órgano en una entidad inoperante y sin independencia real del gobierno del estado.

La presidenta del Inaip, Susana Aguilar Covarrubias, en un acto de proselitismo del entonces diputado federal Rolando Zapata, cuando promovía su candidatura a la gubernatura.

La falta de experiencia en materia de transparencia y de competencia profesional del nuevo comisionado —Briceño Conrado era locutor de radio, antes de su designación—, se suma a los débiles perfiles de sus dos compañeras en el Consejo del Inaip: la comisionada presidenta Susana Aguilar Covarrubias y la comisionada María Eugenia Sansores Ruz.

Aguilar Covarrubias, nombrada por el Congreso en diciembre de 2013, es muy cercana al gobernador Rolando Zapata Bello, desde la pre campaña de éste a la gubernatura en 2011, donde fue una conocida activista, principalmente en el “Comité Ciudadano para la Responsabilidad Social A.C.”, una organización formada por personas muy ligadas a Zapata, entonces diputado federal, con el propósito de promover su candidatura a la gubernatura.

Ese organismo, entre otras cosas, se allegaba, supuestamente, fondos privados para financiar la donación de computadoras a estudiantes de Mérida y del interior del estado, que entregaba personalmente Zapata Bello.

OSCURO PASADO. Luego de su participación en ese Comité, Aguilar Covarrubias formó parte del equipo de transición del gobernador electo, en septiembre de 2012, como miembro del Comité de Política Social.

En una conducta que denota falta de transparencia personal, la Licda. Aguilar no incluyó en su curriculum que entregó al Congreso, su participación en el llamado “Comité Ciudadano para la Responsabilidad Social A.C.”.

Por su parte, Sansores Ruz,  ex rectora de la Universidad Mesoamericana de San Agustín (UMSA), recibió el nombramiento de consejera del Inaip el 13 de julio de 2015, no obstante, también, su poca experiencia en la materia y su cercanía al PRI y al gobierno del estado.

Sansores Ruz estudió la preparatoria en el Colegio América y la carrera de Derecho en la Universidad Autónoma de Yucatán y en la Universidad Popular Autónoma de Puebla. Tiene además un diplomado en Docencia de la Computación. No se le conocen estudios o trabajos publicados en la materia, salvo su paso como “consejera ciudadana” del Inaip.

La comisionada María Eugenia Sansores Ruz, con el entonces secretario de Desarrollo Social, Nerio Torres Arcila

PACIENCIA. El día de su toma de posesión la comisionada mostró su pobre nivel de conocimientos sobre ese organismo, al no poder decir cuáles serían sus planes para mejorar el Inaip. Yo les pediría un poquito de paciencia, dijo a los periodistas que la entrevistaron luego de la ceremonia, “porque tengo que integrarme al trabajo para ponerme al corriente de los pendientes que haya en la agenda”, aunque adelanto que promoverá la homologación del marco local al federal en materia de transparencia (que se hacía por ley y ya estaba en marcha) y “acercará la información pública a los ciudadanos”.

Durante su periodo al frente de la UMSA, Sansores Ruz mostró mucha cercanía con Nerio Torres Arcila, secretario de Desarrollo Social del gobierno del estado y a la postre candidato del PRI a la alcaldía de Mérida, sobre todo en el periodo de pre campaña electoral de éste, a fines de 2014. 

PRI, CÓMO TE QUIERO. Pero la vinculación más notoria de la consejera con el PRI se observó en abril de 2010, en plena campaña para elegir alcalde de Mérida, durante el llamado “simulacro de la elección”, realizado con los alumnos de la UMSA, en el plantel Reforma.

Según denunciaron públicamente varios de los alumnos, ese simulacro “fue un circo”  hecho para favorecer a la candidata del PRI, Angélica Araujo Lara. Los alumnos relataron que ese día la UMSA se convirtió “en la casa de campaña del PRI”, pues un ejército de 80 activistas se apoderó del edificio de 8 de la mañana a 7 de la noche, colocó propaganda, pantallas electrónicas, repartió camisetas y otros “souvenirs” de campaña y puso “jingles” a todo volumen para promover a la candidata Angélica Araujo Lara, en una muestra de ostentación y derroche de recursos.

El colmo, dicen los inconformes, es que el equipo llegó con camisetas de “UMSA cómo te quiero” y colocó afuera del edificio una manta de gran tamaño con la misma frase, en lo que representa una falta de respeto a la universidad, pues se trataba de un simulacro y no de un acto proselitista de un partido.

Los jóvenes afirmaron que, incluso, la rectora Sansores Ruz se tomó fotografías “luciendo” la propaganda del PRI. Muchos profesores, igual que los alumnos, también tomaron sus “kits” del PRI. (ML).

 

Artículos Relacionados