ULISES CARRILLO OCULTA INFORMACIÓN DEL ISSTEY

ULISES CARRILLO OCULTA INFORMACIÓN DEL ISSTEY

Pide 120 días para entregar el estado de la situación financiera y los ingresos y egresos del Instituto

El director del Isstey, Ulises Carrillo Cabrera, esconde deliberadamente la información financiera de ese instituto, que atraviesa la peor crisis desde su fundación en 1975, al retrasar, sin justificación, la publicación de los estados de situación financiera y los informes de ingresos y egresos correspondientes a los meses de enero a julio de 2014.

ML ISSTEY ORGANIZACIONES

Ulises Carrillo con representantes de varias organizaciones civiles, a quienes ofreció transparencia.

Representantes del Frente Cívico Familiar (FCF) solicitaron esa información a la Unidad de Acceso a la Información Pública del Poder Ejecutivo, desde el 20 de agosto, pero la respuesta sorprendió a todos.

De acuerdo con la resolución emitida por esa Unidad (RSDGPUNAIPE 150/14), con fecha del 3 de septiembre, el Isstey solicitó “una ampliación de plazo de 120 días naturales, de conformidad con el artículo 42 de la Ley de Acceso a la Información Pública, con el objeto”, dice la resolución, “de realizar una búsqueda exhaustiva en todos y cada uno de los archivos correspondientes del departamento encargado de generar y guardar dicha información,  mismos que por su esencia no se encuentran al alcance inmediato del personal a cargo, lo anterior con el objeto de cumplir con la respuesta a la solicitud que nos ocupa, garantizándoles certeza respecto a la información requerida”.

Es decir, la información financiera del Isstey, que debería estar al alcance del director, será entregada a los ciudadanos que la pidieron, ¡hasta enero de 2015!

ML ISSTEY RESOLUCION

Copia de la resolución de la Unaipe

Esto es increíble, han dicho representantes del FCF. Se le pidió a Ulises Carrillo una información muy fácil de conseguir, que está a la mano del director de cualquier dependencia, pero no lo hizo.

Por ejemplo, añaden, hicimos la misma solicitud al Instituto de Vivienda de Yucatán y éste no respondió en poco tiempo. Entonces, ¿qué es lo que esconde Ulises Carrillo?, se preguntan.

Tan que es una información a la mano, agregan, que sus principales indicadores aparecen en los Informes Trimestrales sobre las Finanzas Públicas, que por ley publica el gobierno del estado.

Por eso no creemos que sea necesario hacer un “búsqueda exhaustiva durante 120 días” para reunir los ingresos y egresos mensuales del Isstey.

Por cierto, en el último Informe Trimestral, el de julio – septiembre de 2014, el propio gobierno reconoce las malas condiciones económicas del Instituto.

En los primeros nueve meses de 2014, dice el Informe (disponible en www.yucatan.gob.mx/docs/transparencia/general/Informe_Trimestral/2014/Informe_Trimestral_Julio_Septiembre_2014.pdf), el Isstey reportó ingresos por $516.3 millones y egresos por $669.1, es decir, tiene un déficit de $152.8 millones.

 Esto se debe posiblemente, dice el Frente Cívico, a que el gobierno del estado y los ayuntamientos siguen sin ponerse al corriente en el pago de sus cuotas.

ML ISSTEY GRAFICA OCULTA

Como se sabe, el Isstey, el organismo encargado de administrar las pensiones de los burócratas estatales, atraviesa por la peor crisis de su historia. El gobierno local tiene una deuda con el Instituto de $2,081 millones, la mayor parte contraída durante el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco, quien no sólo dejó de pagar sus aportaciones sino que no entregó a la institución el dinero que retenía a los trabajadores por la devolución de préstamos.

En esa administración, Carrillo Cabrera fue secretario técnico y jefe del Despacho de la Gobernadora, así como secretario de Planeación. Desde enero de 2013 Carrillo está al frente del Isstey y durante su gestión ha impulsado varias medidas para enfrentar la crisis financiera del organismo.

 Una de ellas fue la iniciativa para modificar la Ley del Instituto, que presentó el Poder Ejecutivo y el Congreso aprobó en julio; y otra, la integración del Fideicomiso Público para la Administración de la Reserva Territorial de Ucú.

En este fideicomiso, el gobierno, que figura como fideicomitente, aporta las reservas territoriales de Ucú, con el objeto de fomentar un desarrollo urbano en los próximos años. Los beneficios del proyecto servirían para pagar el adeudo del gobierno con el Isstey, que aparece como fideicomisario en el fideicomiso.

Ya antes, a finales del gobierno de Ortega Pacheco, cuando Carrillo Cabrera fungía como secretario de Planeación, se hizo una operación parecida, como  se denunció en abril.

El Isstey adquirió once lotes en la zona donde se planea levantar la Plataforma Logística de Progreso, (y un terreno más en Kanasín), por la cantidad de $310 millones. Estos bienes se integraron también en un fideicomiso, junto con el gobierno del estado.

Carrillo Cabrera explicó que la operación no dañaba el patrimonio del Instituto, sino lo fortalecía, porque esos terrenos subieron de valor y en el futuro reportarán beneficios al Instituto, cuando se abra la Plataforma Logística.

Sin embargo, no queda claro, cómo el Isstey enfrentará el problema de liquidez en los próximos cinco años, como ya se advierte en el último Informe Trimestral sobre las Finanzas Públicas.

¿Es por eso que Ulises retrasa la difusión de los estados financieros del Instituto?, pregunta el FCF.

Artículos Relacionados