DETECTAN MÁS DESVÍOS DE ROGER ALCOCER COMO ALCALDE DE VALLADOLID

DETECTAN MÁS DESVÍOS DE ROGER ALCOCER COMO ALCALDE DE VALLADOLID

Gastó recursos federales por casi $11 millones en dos obras que nunca hizo

MÉRIDA, YUC. A 28 DE ABRIL DE 2017.– La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó otro presunto desvío del ex presidente municipal de Valladolid, Roger Alcocer García, esta vez  por casi $11 millones.

El ex funcionario, alcalde priista de esa ciudad en el periodo 2012-2015, recibió esa cantidad del Gobierno Federal para la construcción de un museo, una plaza y una biblioteca, pero no hizo las obras, aunque si gastó el dinero.

Antigua estación de ferrocarril de Valladolid donde el Gobierno Federal dio dinero para abrir un museo que, al parecer, Roger Alcocer desvío.

En una entrega anterior (http://mayaleaks.org.mx/ex-alcalde-de-valladolid-se-roba-descaradamente-siete-millones/), Mayaleaks publicó que la misma ASF interpuso una denuncia contra Alcocer García por un caso similar en 2015: obtuvo $7,000,000 de recursos federales para la edificación de una unidad deportiva, aunque nunca la hizo, pero si la pagó.

De acuerdo con la Auditoría Financiera y de Cumplimiento de la ASF, identificada con el número 15-D-31102-02-1649, la Federación, a través de la partida Provisiones Salariales y Económicas, del Fondo de Cultura del Ramo 23, asignó al Ayuntamiento de Valladolid en 2015 la cantidad de $7,000,000 para la construcción de la Plaza de la Jarana y del Museo Regional del Ferrocarril en la ex estación de trenes.

En sesión de Cabildo del 31 de octubre de 2014, el alcalde dio detalles de esos proyectos. Dijo que se buscaba recuperar la antigua estación ferroviaria para instalar un museo del ferrocarril, en el que se relataría la llegada del tren a Yucatán y a Valladolid.

Junto al museo se prevía levantar la Plaza de la Jarana, una especie de teatro al aire libre para presentar bailes típicos de la región.

CONTRATISTA. El 30 de julio de 2015, un mes antes de abandonar el cargo, Alcocer García emitió la convocatoria para licitar la construcción de esas obras y adjudicó el contrato a la empresa Arquitectura y Edificaciones Sustentables S.A. de C.V., el 10 de agosto. Esta compañía firmó con el Ayuntamiento el contrato R23-FC-102-02/2015-LP.

Alcocer García, que ya estaba prácticamente de salida, autorizó que se pague a esa empresa $4,608,117.51, quedándole a deber $2,390,323.

Las obras debían concluir el 8 de noviembre de 2015.

El ex alcalde de Valladolid, Roger Alcocer García, adjudicó dos contratos a la empresa Arquitectura y Edificaciones Sustentables S.A. de C.V., por casi $11 millones, pero ésta no hizo ninguna obra.

Sin embargo, cuando los auditores de la ASF inspeccionaron el lugar, no encontraron ninguna edificación y tampoco documentos en la alcaldía que justificaran la aplicación de los recursos. Es decir, Alcocer García supuestamente entregó más de $4.6 millones a una empresa que no puso ni un ladrillo.

NI RASTRO. Un año antes, en 2014, el alcalde había anunciado la construcción, en el local de la ex estación de trenes, de una “mega biblioteca con todos los servicios para estudiantes de cualquier nivel educativo, incluyendo equipos de cómputo”.

El Gobierno Federal destinó para ese proyecto $4,300,775, de la partida de  Provisiones Salariales y Económicas, del Fondo de Cultura 2014, del Ramo 23.

Según la revisión de la ASF,  la administración de Roger Alcocer asignó el contrato para  la construcción de la biblioteca a la misma empresa que simuló la edificación del Museo del Ferrocarril y de la Plaza de la Jarana: Arquitectura y Edificaciones Sustentables S.A. de C.V.

Con ella firmó el contrato número R23-FC-102-06/2014-LP, el 8 de julio de 2014 y le entregó $3,804,775, como adelanto. Las obras de la biblioteca debían terminarse el 5 de noviembre de 2014, pero en este caso tampoco se realizaron las obras.

No solo eso, de acuerdo con  la ASF, el Ayuntamiento de Valladolid no mandó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público los indicadores de gestión y avance del  proyecto de la biblioteca, como marca la norma, aunque si gastó el dinero destinado a su construcción. (ML).

Artículos Relacionados