DETECTAN GRAVES ANOMALÍAS EN EL HOSPITAL DE ALTA ESPECIALIDAD

DETECTAN GRAVES ANOMALÍAS EN EL HOSPITAL DE ALTA ESPECIALIDAD

Según una auditoría, la dirección encabezada por Rafael Barrera Zoreda firmó decenas de contratos por cientos de millones de pesos, de forma irregular

MÉRIDA, YUC. A 21 DE NOVIEMBRE DE 2017.– La Secretaría de Salud del gobierno federal ha detectado graves irregularidades en la administración del Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán (HRAEPY), en 2016, a cargo de Rafael Barrera Zoreda, según una auditoría realizada por el Órgano Interno de Control de esa dependencia.

El directror del Hospital, Rafael Barrera Zoreda, izquierda, junto con uno de sus protectores, Jorge Mendoza Mézquita, titular de los Servicios de Salud de Yucatán.

Ese documento revela múltiples anomalías en la adjudicación de los contratos. También evidencia el bajo nivel de productividad del hospital, ya que de sus 138 camas censables únicamente se ocupan en promedio 81, es decir, el 58.7%. Además, tres de los cinco pisos del edificio no se utilizan y solo trabajan seis de los nueve quirófanos. Asimismo, la auditoría muestra una preocupante disminución en los pacientes remitidos por el IMSS e ISSSTE, del 45.3% y 59.8%, respectivamente, en relación con el ejercicio 2015.

Barrera Zoreda llegó al cargo en septiembre de 2014, por el apoyo del gobernador Rolando Zapata Bello. Antes, fungía como director de Prevención y Protección de la Salud de los Servicios de Salud de Yucatán, que encabeza Jorge Eduardo Mendoza Mézquita.

ANTECEDENTES. En 2015 y 2016 salieron a la luz varias quejas por el desempeño de Barrera Zoreda, principalmente por presuntas irregularidades en la adjudicación de contratos para servicios externos, como los de farmacia y hemodiálisis, pero es hasta ahora cuando se publica un informe oficial sobre ese tema y el desempeño de Barrera Zoreda.

El informe, cuya copia conoció Mayaleaks, lo redactó el Órgano Interno de Control de la SSA y lo turno a la Auditoría Superior de la Federación para los efectos correspondientes.

El HRAEPYse creó en 2006 con el objeto de ofrecer servicios de salud de alta en los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo, pero entró en funciones hasta 2008. Se trata de un Hospital Federal de Referencia, es decir, que recibe enfermos remitidos por otros hospitales y cuenta con infraestructura biomédica de alta complejidad y una cartera de 28 especialidades médico quirúrgicas. El año pasado ejerció un presupuesto de 943 millones, 467 mil 500 pesos.

IRREGULARIDADES. Según la auditoría del Órgano Interno de Control (OIC), entre las irregularidades detectadas en el hospital aparecen las siguientes:

. Inconsistencias en los procedimientos de adjudicación por licitación pública, sobre todo en las fechas de realización de las juntas de aclaraciones.

. En los concursos por invitación a cuando menos tres personas, no se evidenciaron las propuestas técnicas y económicas de los licitantes correspondientes a nueve contratos por 7 millones 635 mil 300 pesos.

. En 30 contratos por excepción a licitación pública, por 124 millones 895 mil pesos, no se evidenció la documentación legal y administrativa del proveedor.

. Las solicitudes de requisición de bienes y servicios contratados no estaban firmadas o no se proporcionaron.

. No se acreditaron los supuestos en los que se fundamentó la adjudicación directa por excepción a licitación pública de 16 contratos, por 113 millones, 860 mil 500 pesos.

. Los informes mensuales de las contrataciones, que se enviaron al OIC, no incluyeron los supuestos de excepción en los que se fundamentaron las adjudicaciones directas, además, se consideraron contratos formalizados en meses distintos de los reportados.

. Los informes trimestrales, presentados al Comité de Adquisiciones Arrendamientos y Servicios, no consideraron la síntesis sobre la conclusión y los resultados generales de las contrataciones realizadas por adjudicación directa, por monto y por excepción a licitación pública, así como tampoco procedimientos de licitaciones públicas.

. Se observó que 69 contratos y 22 convenios modificatorios, por un monto contratado de 351 millones, 998 mil 800 pesos fueron firmados por personal que no contaba con las atribuciones, de acuerdo con la normativa vigente, o carecían de alguna de las firmas de los participantes.

¿Y LAS GARANTÍAS? Por lo menos 25 contratos y seis pedidos, por los que se erogó un total de 69 millones, 609 mil 500 pesos, no contaron con las garantías de cumplimiento.

. Se encontraron deficiencias en la elaboración de 21 estudios de mercado correspondientes a contratos por 162 millones, 585 mil 900 pesos, principalmente por no considerar la información relativa a las condiciones técnicas de cantidad, calidad y oportunidad de los bienes o servicios que evidencien que no se limitó la libre participación.

. De otros once contratos por 73 millones 178 mil 400 pesos, no se proporcionaron los estudios de mercado.

. Tampoco se proporcionó la documentación justificativa y comprobatoria que avale los pagos realizados por la adquisición de bienes y servicios de siete contratos y un convenio modificatorio, por 22 millones, 878 mil 800 pesos. Continuará (ML).

Artículos Relacionados