CONSTRUCTOR DEL MATERNO INFANTIL, INVOLUCRADO EN EL HOSPITAL DE TEKAX

CONSTRUCTOR DEL MATERNO INFANTIL, INVOLUCRADO EN EL HOSPITAL DE TEKAX

El gobierno entrega una parte de las obras del nuevo hospital a Maxisa, contratista de Ivonne Ortega y acusada de serias irregularidades por la Auditoría Superior de la Federación

MÉRIDA, YUC. A 27 DE NOVIEMBRE DE 2015.– Maxi Constructora Hidráulica y Mantenimiento Integral (Maxisa), una de las empresas incluidas en la construcción del polémico hospital de Tekax y señalada por cometer múltiples irregularidades en los contratos que recibe, ganó la licitación pública para edificar la primera fase del nuevo Hospital Materno Infantil en Mérida (HMI).

ML MATER UNO CALLE 50

Imagen del Centro Materno Infantil de la calle 50, que será sustituido por el nuevo hospital.

La compañía obtuvo un contrato por $22,198,260, al superar, en un concurso, a otras siete empresas, una de las cuales presentó una propuesta inferior a la de Maxisa, aunque el gobierno la rechazó.

La construcción del HMI comenzó el 9 de noviembre y su inauguración se prevé para el año 2017, mediante una inversión estimada en 616 millones de pesos. De esta cantidad, 261 millones se destinarán a la construcción del edificio y el resto a la adquisición de equipo y mobiliario, apertura de calles e instalación de alumbrado en la zona aledaña.

De acuerdo con documentos de la Dirección General de Planeación y Desarrollo en Salud (Dgplades), de la Secretaría de Salud federal, el nuevo hospital infantil, que sustituirá al viejo Centro Materno Infantil de la calle 50, tendrá 160 camas —45 de obstetricia, 45 de neonatología y 70 de hospitalización general—, así como 25 consultorios y servicios de imaginología y de ultrasonografía, laboratorios, sala de urgencias y de tococirugía, unidad de cuidados intensivos, etcétera.

También tendrá una central de monitoreo para diez camas y el equipo médico correspondiente, aunque estos rubros, precisa la Dgplades, aún están “en etapa de planeación” y no tienen presupuesto asignado, por lo menos este año.

SIN TESTIGO SOCIAL. La primera parte de la construcción, según documentos de esa dependencia, tendrá tres etapas:
Etapa I: trabajos preliminares, estructura del edificio y colocación de losas.

Etapa II: otros trabajos preliminares y estructurales y las losas de los edificios A, D y E, además de la cerca perimetral.

Etapa III: losas de los edificios C y F y la escalera principal, más otros trabajos en la estructura.

El Instituto para la Construcción y Conservación de Obra Pública en Yucatán (Inccopy) realizó la licitación de estas tres etapas. El fallo se dio a conocer el 16 de octubre de 2015. En ninguno de estos concursos participó algún testigo social, como lo hizo notar una de las empresas concursantes, Ingenieros Civiles y Asociados (ICA).

Esta empresa participó en la licitación de las tres etapas. La primera, como dijimos arriba, la ganó Maxi Constructora Hidráulica y Mantenimiento Integral, que presentó, según el Inccopy, la propuesta más solvente.

Las demás interesadas fueron, aparte de ICA y Maxisa, Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario de México, Transformadora Costamaya, Legar, Diseño y Construcciones, Canteras Peninsulares, Raima Construcciones y Ciudades y Complejos SA de CV (Cycomsa).

ML MATER UNO TEKAX

Hospital de Tekax que nunca terminó Ivonne Ortega. Maxisa obtuvo dos contratos para esa obra.

LA SOMBRA DE TEKAX. Todas estas empresas presentaron propuestas, pero el Inccopy solo consideró solventes las de Maxisa, Legar y Raima Constructora. Los montos propuestos fueron $22,198,260, $23,677,631 y $19,097,186, respectivamente. Las cifras no incluyen el IVA.

No obstante que la propuesta de Raima fue la menor, el gobierno le dio menos puntos que a la ganadora Maxisa. En capacidad técnica, Raima alcanzó 40.60 puntos, contra 48 de Maxisa. En capacidad económica, Raima llegó a 87.55 puntos y la ganadora a 92.41. Un factor decisivo en este rubro fue la experiencia en obras parecidas. Raima acreditó 60 obras y Maxisa, 74.

Entre estas obras figuran dos contratos obtenidos por esta empresa en el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco para terminar la construcción del controvertido hospital de Tekax. Son los contratos 60017001-031-2008 por $8.622,667, adjudicado en 2008, y el 60017001-028-2009 por $23.058.172, en 2009.

Como ha informado Mayaleaks, el levantamiento de ese hospital de segundo nivel empezó en septiembre de 2006, al final del gobierno de Patricio Patrón Laviada, del PAN. Éste, al terminar su gestión el 30 de agosto de 2007, entregó a su sucesora, Ortega Pacheco, del PRI, el edificio del hospital con un 63% de avance y una inversión ejercida de $28.394,466. Además, dejó otros $23.173,718 en bancos para terminar la edificación en seis meses.

OBRAS FANTASMAS. De 2007 a 2010, el gobierno federal envió $112.4 millones a Ortega Pacheco, adicionales a los $51.5 millones aportados por el gobierno de Patrón Laviada, para juntar un total de casi $164 millones, aunque el hospital nunca se terminó.

Recientemente, el gobierno de Rolando Zapata Bello inició un plan para concluirlo, mediante una inyección de otros $80 millones, pero éste avanza lentamente, al parecer por falta de recursos suficientes.

Maxisa, fundada en 1997 por Raúl Aguilar Horta y su hijo Raúl Aguilar Baqueiro, tiene, según distintos informes, un largo historial de quejas por la mala calidad en las obras de pavimentación que ha realizado en Valladolid, Tizimín, Progreso, Celestún y Mérida, así como varias denuncias por irregularidades en la ejecución de contratos.

ML MATER UNO CARMEN

Carmen Navarrete Navarro, ex alcaldesa de Tekax. Ella también favoreció a Maxisa.

Una de las más recientes es la relacionada con obras hechas en Tekax en la administración de la alcaldesa Carmen Navarrete Navarro, donde Maxisa no ejecutó algunas obras, pero las cobró.

Según el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2012, Navarrete Navarro adjudicó el contrato MTY-FISM-12/Tekax/004 a esa empresa, para la reconstrucción y pavimentación de calles en la comisaría de Kankab, por un importe de $681,850.32.

De acuerdo con el Informe, la empresa no cumplió con realizar los siguientes trabajos: limpieza inicial del terreno, para lo que se presupuestaron $13,106; estudios topográficos, $18,050; corte de material tipo C, $84,132; formación de terracerías, $103,952 y aplicación del segundo riego, $109,772. Total de obras no ejecutadas, pero cobradas: $329,012, es decir el 40.2% del presupuesto.

No obstante estas irregularidades, Maxisa obtuvo otros dos contratos del Ayuntamiento de Tekax en 2012 que, con el anterior, suman $4.193,000.

AUDITORÍA. En el mismo gobierno de Ortega Pacheco, la ASF detectó otras irregularidades en por lo menos dos contratos entregados a Maxisa, para la construcción de un camino rural.

Según la auditoría: 08-A-31000-02-0717 realizada a los recursos del Fondo para la Infraestructura Social Estatal ejercidos en Yucatán en 2008, la Secretaría de Obras Públicas adjudicó el contrato FED-SOP-DGVT-OB-LP-008-2008 a Maxi Constructora Hidráulica y Mantenimiento Integral y a su socia Materiales y Maquinaria de Campeche, para la “construcción del camino en la localidad de Celtún, en el tramo 0+000-6+525”, en la vía Valladolid – Carrillo Puerto, municipio de Chichimilá, por la cantidad de $8,292,500.

ML MATER UNO IVONNE

Además del hospital de Tekax, Ivonne Ortega entregó a Maxisa contratos para hacer caminos, en donde la Auditoría Superior detectó anomalías.

La ASF constató que el anticipo para la ejecución de los trabajos por $2,487.700 fue otorgado a Maxisa y a su socia el 11 de septiembre de 2008, pero las obras iniciaron hasta el 23 de diciembre de 2008, en contra de lo que marca la ley.

COBRA, PERO NO TRABAJA. Asimismo, la ASF no localizó las estimaciones, números generadores y las pruebas de laboratorio que acrediten la correcta ejecución de esa obra, ni tampoco encontró las estimaciones. Empero, en la bitácora de la obra, se anotó la aplicación de 6.9 km. del concepto “raya central y/o lateral reflejante de 10 cm, de ancho”, que aparece como obra pagada, pero no ejecutada.

Pese a esto, Maxisa y su socia recibieron otro contrato de Ivonne Ortega para construir un tramo más en ese mismo camino. Se trata del contrato FED-SOP-DGVT-OB-LP-001-2009, por $6,841,000, que cuando la ASF lo auditó, no obtuvo evidencia documental de la aplicación de $1,915.500 del presupuesto entregado.

Artículos Relacionados