ARIEL MEDINA: TURBIO HISTORIAL DEL CONSTRUCTOR FAVORITO DEL GOBIERNO

ARIEL MEDINA: TURBIO HISTORIAL DEL CONSTRUCTOR FAVORITO DEL GOBIERNO

Responsable de la reciente remodelación del Centro de Convenciones, cometió graves anomalías en 2010, cuando hizo el mismo trabajo

Ariel Medina Medina, uno de los constructores favoritos de Ivonne Ortega y Rolando Zapara, quien recibió un contrato para remodelar el Centro de Convenciones en 2014, por $52 millones, obtuvo, como ya informamos, otro contrato para hacer obras muy parecidas en 2010, que resultaron con serias anomalías físicas y financieras.

ML CC 3 GOTERAS

Según reportes de prensa, esa obra registró múltiples deficiencias, entre ellas la impermeabilización en los techos, que permitía la filtración del agua de lluvia y que arruinó, por lo menos, un congreso de computación, que se celebró en las instalaciones del Centro.

Suministros, Promociones y Supervisión de Obras, S.A de C.V., es la empresa de Medina Medina que recibió el contrato 60121001-004-2010, por $32.9 millones, para remodelar el Centro de Convenciones, incluyendo “el cambio de todos los plafones del edificio cuatro y la reparación de los techos exteriores, que además recibirán trabajos de impermeabilización”.

Las obras empezaron en octubre de 2010 y terminaron en febrero de 2011. Apenas seis meses despues, el  29 de agosto de 2011, Diario de Yucatán publicó la siguiente información:

 

Los jóvenes y adultos que participaron en las conferencias y talleres de TelmexHub el fin de semana miraron sorprendidos las deficiencias del Centro de Convenciones Siglo XXI.

Los aguaceros que cayeron en los dos días de ese evento mostraron que el edificio tiene goteras, parte de ellas en su acceso principal, el cual se convierte en una peligrosa pista de patinaje para los que ingresan. Las gotas caían junto a las mesas donde estaban cientos metros de redes de alta velocidad, conexiones eléctricas, bocinas, videojuegos y otros aparatos electrónicos, así como las minicomputadoras.

Para evitar encharcamientos, el personal de limpieza colocó botes de basura y otros recipientes debajo de las goteras. Es una solución sencilla, nada tecnológica, que contrastó con la imagen de mundialización que Telmex imprimió al evento.

En otras partes del centro de convenciones, como su pasillo que lleva a sus salones, las goteras mancharon los plafones del techo y ocasionaron desprendimientos. En esa sección también había cubetas, telas de trapear y afanadoras que limpiaban y secaban junto a las puertas automáticas de acceso, las cuales dejaban pasar el agua de lluvia.

Según se observó, el remozamiento del Centro de Convenciones no llegó al salón de exposiciones. Sus pisos tienen grietas, parte de ellas de buen tamaño y con desprendimientos del concreto que ocasionan tropezones. Hay sectores con atravesados por largas y variadas grietas que se extienden en grandes tramos del piso.

Otros desprendimientos están en la pintura amarilla que marca zonas de riesgo, es notorio que esas señales no han sido repintadas en mucho tiempo.

 

Poco después, en 2012, en su Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2010, la Auditoría Superior de la Federación, muestra anomalías más graves detectadas en esas obras del Centro de Convenciones, como el presunto desvío de $15.1 millones, equivalentes al 45.8% del monto total del contrato, atribuidos a Suministros, Promociones y Supervisión de Obras, quien habría “inflado” precios y simulado compras de materiales, además de no entregar el finiquito de la obras. (http://mayaleaks.org.mx/ariel-medina-reprobado-por-la-asf-pero-protegido-por-el-gobierno/).

ML ARIELMAY

FOTO DEL RECUERDO. Representantes de la empresa Construcciones y Mantenimientos Integrales, que ganó el contrato para la construcción del Centro de Convenciones en 1998. De izquierda a derecha, Víctor May Vera, Jorge Matos Sánchez, José Bastarrachea Sosa, Agustín Rivas Sosa y Ariel Medina Medina.

ANTECEDENTES. No obstante estas irregularidades, el gobierno de Rolando Zapata Bello adjudicó a Medina Medina otros contrato de remodelación del Centro de Convenciones en 2014, por $52 millones, a través de otra de sus empresas, Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario de México, S.A. de C.V. (Idimsa), para hacer obras similares a las de 2010 en el mismo lugar. (http://mayaleaks.org.mx/sospechas-en-la-remodelacion-del-centro-de-convenciones/).

Todo esto ocurrió pese a varias denuncias contra empresas de Ariel Medina por trabajos mal hechos.

 De acuerdo con reportes de prensa, por ejemplo, en 2001, el entonces director del Complejo Deportivo de la Inalámbrica, Jesús Aguilar y Aguilar, denunció que a dos años de haberse terminado la construcción de ese inmueble, que se levantó en el gobierno de Víctor Cervera Pacheco, se descubrieron grandes defectos, entre ellos las fracturas en los andadores de concreto; la oxidación de estructuras, el empleo de materiales de mala calidad y un vicios ocultos que ameritaron considerar la posibilidad de interponer una denuncia penal en contra de la empresa.

Construcciones y Mantenimientos Integrales, otra compañía de Ariel Medina que construyó el Centro de Convenciones en 1998, también recibió denuncias del gobierno de Patricio Patrón Laviada por defectos en las obras en lugar.

En 2006, la Administradora Portuaria Integral de Progreso rescindió el contrato para limpiar la dársena de ciaboga de la terminal remota, a otra empresa de Medina por diversas irregularidades.

PARQUE HIDALGO. En el gobierno de Ivonne Ortega, este constructor también recibió contratos que llamaron la atención por su cuantía presupuestaria, pese a la modestia de la obra. Es el caso de la remodelación del Parque Hidalgo, realizado en 2011, que costó al erario $58 millones, aunque la obra consistió sólo en la renovación de los pisos del monumento a Manuel Cepeda Peraza, la reconstrucción de las banquetas y los andadores, la creación de áreas verdes “con riego inteligente automatizado”, alumbrado público y ornamental, mobiliario urbano, cableado subterráneo e iluminación de fachadas.

 

 

Artículos Relacionados