APARECEN MÁS IRREGULARIDADES EN EL HOSPITAL DE ALTA ESPECIALIDAD

APARECEN MÁS IRREGULARIDADES EN EL HOSPITAL DE ALTA ESPECIALIDAD

El hospital debe $87.8 millones a cuatro proveedores, a quienes compró bienes y servicios sin tener presupuesto para hacerlo y sin firmar contratos

MÉRIDA, YUC. A 27 DE NOVIEMBRE DE 2017.– El Órgano Interno de Control de la Secretaría de Salud del gobierno federal detectó otras graves anomalías en el Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán (Hraepy).

Además de las irregularidades publicadas por Mayaleaks en la primera parte del informe sobre este tema (ver http://mayaleaks.org.mx/detectan-graves-anomalias-en-el-hospital-de-alta-especialidad/), una auditoría de ese Órgano Interno descubrió que desde 2014, año en el que tomó posesión el actual director Rafael Barrera Zoreda, existen adeudos por 87 millones, 872 mil, 700 pesos, por bienes y servicios recibidos de cuatro proveedores, “con los que no se formalizaron contratos, ni se contó con suficiencia presupuestal”.

Rafael Barrera Zoreda, director del hospital desde 2014.

De esos cuatro proveedores, añade la auditoría, dos han presentado demandas en contra del hospital por 53 millones, 468 mil, 300 pesos.

Además, la auditoría del OIC detectó en 2016 la falta de acreditación de la recepción de servicios integrales de farmacia, por un millón 902 mil pesos, y del servicio de mantenimiento de equipo médico, por 175 mil 500 pesos.

Asimismo, la administración del Hraepy pagó un millón, 36 mil, 400 pesos por mantenimiento de seis equipos de anestesia, antes de recibir los servicios.

En la primera parte de este informe Mayaleaks publicó que entre otras irregularidades el OIC descubrió que en 30 contratos por excepción a licitación pública, por 124 millones, 895 mil pesos, no se evidenció la documentación legal y administrativa del proveedor.

Tampoco se acreditaron los supuestos en los que se fundamentó la adjudicación directa de 16 contratos, por 113 millones, 860 mil, 500 pesos y en por lo menos 25 contratos y seis pedidos, por los que se erogó un total de 69 millones, 609 mil 500 pesos, no contaron con las garantías de cumplimiento.

Igualmente, se encontraron deficiencias en la elaboración de 21 estudios de mercado correspondientes a contratos por 162 millones, 585 mil, 900 pesos y  de otros once contratos por 73 millones, 178 mil, 400 pesos, ni siquiera se proporcionaron los estudios de mercado. Asimismo, tampoco se entregó la documentación que avale los pagos por la adquisición de bienes y servicios de siete contratos y un convenio modificatorio por 22 millones, 878 mil, 800 pesos.

MÁS IRREGULARIDADES.  En esta segunda entrega de la auditoría del OIC, éste da a conocer otras anomalías descubiertas en 2016, como las siguientes:

. No se actualizó el Programa Anual de Adquisiciones Arrendamientos y Servicios en el sistema CompraNet, a pesar de que el presupuesto para las adquisiciones de bienes y servicios se incrementó de 321 millones, 351 mil pesos, a 431 millones, 61 mil pesos.

Servicios de anestesia: pagos adelantados, sin justificación.

. No se contó con un sistema integral para generar en tiempo real estados financieros e información presupuestaria y demás datos, que coadyuven en la toma de decisiones, la transparencia, la programación con base en resultados, la evaluación y la rendición de cuentas.

PAGOS EN EXCESO. Se identificó que tres personas ocupan plaza de “jefe de Departamento en Área Médica”, aunque están adscritas en áreas administrativas, por lo que realizan actividades diferentes de las que les corresponden de acuerdo con la plaza.

. Pagos improcedentes o en exceso, por un millón, 674 mil, 400 pesos por compensaciones adicionales por servicios especiales, ya que el personal al que se le otorgaron esos pagos no realiza actividades en áreas de riesgo o se le pagó un porcentaje mayor del que establece la norma.

. Pagos en exceso de ISR por sueldos y salarios, por 123 mil, 900 pesos.

. Falta la autorización por la Junta de Gobierno de 10 manuales de procedimientos relacionados con el presupuesto, contratación, pago, comprobación y registro presupuestario y contable de los recursos.

NEGLIGENCIA MÉDICA. A estas anomalías administrativas en el Hraepy se le añaden otras vinculadas con acusaciones por negligencia profesional de uno de sus directivos.

Se trata del jefe de Cirugía del hospital, César Marrufo Sosa, detenido el 22 de septiembre por agentes de la PGR en cumplimiento una orden de aprehensión girada por el Juez Quinto de Distrito en el Estado, por el delito de homicidio culposo ocasionado por negligencia.

El médico, según el expediente, habría incurrido en ese delito al perforar la aorta de una paciente en una operación ambulatoria de extracción de vesícula. Los hechos ocurrieron en 2013. (ML).

 

 

 

Artículos Relacionados