ANTE LAS ACUSACIONES, ESMA BAZÁN CONTRATA DESPLEGADOS DE PRENSA

ANTE LAS ACUSACIONES, ESMA BAZÁN CONTRATA DESPLEGADOS DE PRENSA

Da cifras alegres sobre el número de visitantes y la derrama económica, pero no informa del exorbitante costo del museo maya

El director del Instituto de Historia y Museos de Yucatán (IHMY) y responsable, el  del Gran Museo de la Cultura Maya, Jorge Esma Bazán, ha tratado de contrarrestar los efectos de las publicaciones de Mayaleaks sobre el exorbitante costo de ese museo y su fracaso como atractivo público, con la contratación, a página entera, de desplegados en Diario de Yucatán el sábado 5 de julio, y en Milenio y Por Esto, el domingo y lunes, respectivamente.

Fiel a su costumbre de pagar por publicidad —en 2014 gastó $55,737,329 en “comunicación social” (http://mayaleaks.org.mx/derroche-de-esma-bazan-millones-para-la-prensa-nada-para-el-museo/)— en su desplegado, Esma Bazán hace un recuento de los premios al museo, como los entregados por ser “la obra emblemática de la industria de la construcción en 2013” o por su “congruencia en accesabilidad”.

ML MUSEO 4 PREMIOS

Gran Museo: muchos premios, pocas entradas.

También presume otras supuestas ventajas: la de ser un “un generador económico” y la de reunir,  a “más de 400,000 visitantes”, desde su apertura el 24 de septiembre de 2012.

Sin embargo, de acuerdo con la información recabada por la red de investigadores de Mayaleaks, esos “premios” no se traducen en más ingresos para el Gran Museo ni para el Estado.

Según la Cuenta Pública 2014, los ingresos del Gran Museo ese año por concepto de taquilla, estacionamiento, renta de locales y espacios fueron de $6,522,004, es decir, un promedio mensual de $543,500 y diario de apenas ¡$17,868!, una cifra mínima comparada con el escandaloso costo diario de operación de ese edificio de ¡$601,164!, que cobra la empresa ganadora del Proyecto de Prestación de Servicios (PPS), Promotora de Cultura Yaxché (http://mayaleaks.org.mx/derroche-de-esma-bazan-millones-para-la-prensa-nada-para-el-museo/).

ENTRADA GRATIS. Respecto al número de visitantes, Esma Bazán, en su desplegado, afirma que éstos son “más de 400,000”, pero no publica la fuente, ni la cifra exacta.

En esta materia, como la correspondiente a la información financiera de la obra, el funcionario tripula los datos.

El 23 de diciembre de 2014, en conferencia de prensa, Esma Bazán declaró que los visitantes al museo eran “más de 500,000”, cuando el propio gobierno, a través de Cultur, contabiliza el número exacto de los visitantes a la zonas arqueológicas y lo publica.

ML MUSEO 4 PAG. ESMA 1

Jorge Esma Bazán paga desplegados con propaganda, pero no informa de las finanzas del Gran Museo.

En el desplegado, el director del IHMY no informa la procedencia de la mayoría de los visitantes, alumnos de escuela, que entran sin pagar, como lo demuestran las cifras de la Cuenta Pública, según la cual, los ingresos por taquilla serían de $5,478,504.

Las tarifas de entrada al museo son: $150 para extranjeros, $100 nacionales y $50 niños. Si tomamos como precio promedio de entrada $100, tendríamos un ingreso anual de 54,785 personas con boleto pagado y de 150,658,  desde la apertura del museo hace 33 meses, es decir, siete de cada 10 visitantes entran gratis.

En esa misma conferencia, Esma Bazán hizo otra declaración grandilocuente: “de los 23 Proyectos Públicos y Privados del país, el Museo del Mundo Maya es el más importante y el que lleva su cumplimiento mensual en todos los aspectos (económicos, técnicos y funcionales) en primer lugar nacional”. Es decir, es el primero en pagar a tiempo la contraprestación, aunque Esma nunca ha dicho el monto que, hasta antes de la información publicada por Mayaleaks, era su secreto mejor guardado.

El Gran Museo del Mundo Maya costará a los yucatecos $4,643 millones, pagaderos a 21 años, a razón de $221.1 millones al año, según documentos oficiales (http://mayaleaks.org.mx/una-millonada-costara-el-museo-del-mundo-maya/).

INFORMACIÓN RESERVADA. El 13 de noviembre, en entrevista con Diario de Yucatán, el funcionario declaró, cuando se le preguntó el monto final de la obra y la contraprestación anual: “Los temas financieros los trato en enero (de 2014). Tengo un socio privado y hasta que firmemos el convenio anual lo informaremos. El museo trabaja con la estructura público-privado”.

Por supuesto, Esma Bazán no informo nada en enero, como tampoco lo hizo en 2011, cuando el Frente Cívico Familiar (FCF), a través de la Unidad de Acceso a la Información Pública del gobierno del Estado (Unaip), solicitó copia del contrato de Prestación de Servicios entre el gobierno y la Promotora de Cultura Yaxché. También los diez anexos sobre los aspectos técnico, financiero, mantenimiento, seguridad y jardinería, entre otros.

ML TRASN SUSPES

Respuesta a una solicitud de Información: link vacío.

Esta información, respondió Esma Bazán, “está reservado por dos años, según el acuerdo de reserva 014/Cultur/2011”, porque así lo dispusieron el gobierno y Yaxché, dijo, dado que la información “no está concluida y no existe un manual que regule el proceso”. (Diario de Yucatán 23 de julio de 2011).

DANZA DE CIFRAS. Pasados los dos años, el FCF, en febrero de 2014, pidió nuevamente el contrato, a través de la Unaip. Ésta respondió con la entrega de una liga a internet para acceder a un documento de más de 165 páginas, escaneado posiblemente del documento original y con letra poco legible, aunque no lo entregó físicamente. Más aún, en septiembre de 2014, ese link de la página de internet desapareció. Es decir, estuvo “a la vista” y disponible solo por un tiempo y no como cumplimiento de una obligación de ley, sobre todo por tratarse de un asunto delicado, como lo es el contrato de una deuda a 21 años.

Desde el inicio del proyecto del Gran Museo, Esma Bazán y el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco, su principal impulsora, han evadido la responsabilidad de dar a conocer el costo de la construcción y operación de la obra.

En marzo de 2011, cuando Ortega Pacheco solicitó al Congreso la aprobación del PPS para el museo, informó a los legisladores que la construcción del edificio costaría $411 millones y el pago anual por el PPS sería $33 millones, poniendo las participaciones federales como garantía.

Empero en junio de ese año, poco antes de que el Patronato Cultur firmara el contrato con Promotora de Cultura Yaxché, se informó que la obra costaría cerca de $800 millones, el doble de lo dicho al Congreso, y el pago de la renta anual ascendería a $143 millones a 21 años, para un total de $3,003 millones, cuatro veces más del costo de operación estimado inicialmente y de lo aprobado por los legisladores.

Esas cifras, sin embargo, estaban aún más alejadas de las que finalmente se aprobaron, como ya dijimos: $4,643 millones, pagaderos a 21 años, a razón de $221.1 millones al año.

Artículos Relacionados